La pesadilla de los cerrajeros

A esa hora de la tarde en la que el letargo de después de almorzar pelea con las (a veces honestas y otras deshonestas) ganas de trabajar, Pedro el cerrajero recibe una llamada.

Joven, yo creo que usted no entiende, uno llama a un cerrajero cuando la puerta no le abre, no cuando no cierra; además según lo que me dice su puerta está bien.

Seis preguntas, ocho respuestas, cuatro descripciones de chapas, llaves, bisagras, materiales y medidas después, el cerrajero está al frente de una puerta abierta.

Ciérrela. Raúl cierra la puerta. Pedro mira a Raúl, después mira a la puerta, Raúl prende un cigarrillo, Pedro mira su reloj, baja el brazo y se inclina para mirar la chapa de la puerta, después vuelve a mirar Raúl que levanta la mano derecha para pedirle que espere. La paciencia del cerrajero se acaba al mismo tiempo que el cigarrillo y Pedro extiende la mano derecha hacía la puerta que se abre.

Bueno, pero qué tiene de malo que se abra sola cuando va a salir, dice el cerrajero mientras mira las partes de la puerta que había escuchado describir. Después me puedo arrepentir y la puerta se queda abierta, además que no quiero no estar, y que de pronto se abra y entre alguien o algo así.

¿Y es que se queda abierta? si señor.

El cerrajero busca los flujos de aire y cierra la puerta que se vuelve a abrir. ¿Ha intentado cerrara con fuerza? Sí, pero lo único que logro es que se devuelva con la misma fuerza y me de un golpe, el cerrajero que no estaba escuchando se golpea con la puerta.

No entiendo dice uno.

¿usted cree que yo sí? contesta el otro.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.