Cuando el espejo del baño está empañado y no hay nadie que la mire, Andrea sube por sus piernas unas tangas blancas, que acomoda jalando un poco a los lados y ajusta sus senos en un sostén del mismo blanco, lo hace rápido para que el espejo no pueda verla y sale secándose a mirar la ropa que está en su closet. Tal vez porque aún no se ha despertado toma un jean blanco que esta una pila compuesta por otros dos jeans azules (bluejeans), un pantalón sastre que está ahí desde que llego a la ciudad y un pantalón de pijama que no sabe cómo termino en esa pila.

Toma el jean y mete el pie derecho, siente el denim sujetando su talón, subiendo en un abrazo frío y áspero hasta arriba de su rodilla y mete el otro pie repitiendo el abrazo de algodón. Con la otra pierna adentro y el jean ya arriba de sus muslos, Andrea comienza a mover la cadera hacía los lados en una especie de baile, mientras la blanca y rígida tela toca cada centímetro de su culo que se ve en la parte desempañada del espejo, agitándose de un lado a otro.

Andrea toma el botón y la solapa con una mano y con la otra el cierre y en un solo movimiento cierra el botón y sube el cierre que se desliza de abajo a arriba de su tanga blanca.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.