¿Es el Internet of Things (IoT) el gran negocio que se espera?

Original Image by freepick, modified by Uyuru Media

¿Qué es el Internet of Things (IoT)?

El IoT es la tecnología de interconectividad entre dispositivos mediante comunicación inalámbrica para conectar localizaciones, objetos o gente a través de internet, permitiendo de esta manera la trasmisión directa de datos.

Esta definición es muy genérica, pero así lo es también la cantidad de dispositivos IoT. Desde electrodomésticos inteligentes que se comunican, hasta Smart citiespasando por wearables.

Posibilidades de IoT

Además, el mercado IoT está creciendo a ritmos nada despreciables. No es de extrañar que grandes empresas estén haciendo estimaciones y estudios intentando medir hasta dónde puede llegar esta tecnología en el futuro.


IoT y el marketing

Todo esto suena muy prometedor y es por ello que rápidamente, el IoT ha generado un gran interés por parte del marketing. Buscando en internet es muy fácil encontrar cantidad de artículos, incluso blogs completos dedicados al uso de IoT orientado al marketing. La gran mayoría de ellos se basan en cómo nos puede ayudar el IoT en nuestra estrategia. Cómo le podemos sacar partido.

Líneas y líneas empiezan a ocupar todas esta páginas hablando de ventajas tales como “gran facilidad de intercambio de datos con el cliente”, “CRMs inteligentes” o “mayor facilidad de predicciones del comportamiento”.

Sin embargo, hoy en día, todo se centra en “Smart devices” que previsiblemente ocuparán una parte significativa en nuestras vidas y que tendrán un arraigo tan potente que se usarán de manera globalizada por una gran proporción de la población. Y siendo sinceros, es algo que nosotros no creemos que vaya a ocurrir en un plazo de 5 a 10 años.

Frigorífico inteligente

Pongamos como ejemplo los electrodomésticos inteligentes. En ello se basan gran cantidad de los artículos que circulan por la web. “Imaginen que podemos obtener el tiempo real las necesidades de uso de los clientes, su frecuencia de compras sus intereses, a través de la comunicación directa con el aparato en cuestión”.

Nuestra pregunta es,

¿de verdad creemos en 5 años, casi todo el mundo poseerá un frigorífico inteligente?

Y más importante todavía, ¿creemos que hará la compra a través de él, para nosotros poder sacar sus hábitos de consumo?

Google Home asistente personal

Cada dispositivo de nuestra vida cotidiana está empezando a cobrar vida, a hablarnos. Como si viniesen del futuro para hacernos un favor en nuestras vidas, cuando realmente lo que parecen son intrusos en nuestros hogares que intentan recabar información acerca de nuestros comportamientos.

No estamos diciendo que estos dispositivos sean malos o inútiles, sino que el camino que está tomando parece un poco oscuro. Y si nos fijamos en las supuestas ventajas que nos dan estos dispositivos leyendo un poco en internet, podemos pensar que lo único que quieren, más que ayudar al consumidor, es extraerle información desde su propia casa.

Por ello creemos que

el largo camino que le queda por recorrer a todos estos dispositivos Internet of Things debe empezar a tomar la forma de objetos minimalistas, muy bien diseñados y que le proporcionen al cliente una utilidad real y clara.

Sólo así el consumidor confiará en ellos.


Alternativas de uso

Un alternativa que surge, desde nuestro punto de vista, para el uso de IoT, está en el B2B. La gestión inteligente de inventarios a través de dispositivos automáticos de lectura de productos, puede suponer un ahorro enorme para las empresas. Cosas tan simples como la geolocalización en logística o el monitoreo de las condiciones ambientales y animales para agricultura y ganadería pueden ser grandes ejemplos de cómo utilizar esta tecnología, siendo su uso realmente una ventaja demostrada.

En cuanto al B2C, creemos que las empresas dedicadas a la creación de IoT para el consumidor, deberían seguir una estrategia más natural del uso de sus productos. Las empresas no deberían intentar reinventar los comportamientos del consumidor con grandes cambios respecto al status quo, sino proveer al cliente de soluciones que aporten valor real basándose en modelos de comportamiento existentes.


Posibilidades de aplicación

Ejemplos de uso de IoT podría ser introducir códigos de lectura en los museos, que al ser leídos con el móvil proporcionen información adicional, videos, más imágenes, etc.

Para los comercios también se pueden utilizar esta tecnología para desarrollar campañas basadas en la comunicación con posibles consumidores de promociones y descuentos a través de una app conectada por dispositivo IoT en el local.

Incluso, relacionado con esto, las “Smart cities” proporcionan información al turista acerca de puntos turísticos clave a través de dispositivos IoT distribuidos por la ciudad. Los “wearables” como las pulseras inteligentes que miden distintos parámetros corporales y los comunican con móvil y ordenador son otro ejemplo del uso de IoT para los consumidores.

Existen muchos más ejemplos de uso de todos estos dispositivos, y cada vez serán más con el tiempo, de eso no cabe duda. Lo que se necesita, sobre todo, es un buen uso de la tecnología.

El consumidor quiere dispositivos útiles, que le aporten valor. Esto sólo será posible si se hace un uso adecuado y atractivo y si no se intenta únicamente vender estos productos para obtener información del consumidor.

Post originalmente creado en Uyuru Blog.