En muchos lugares vas a encontrar escritos y frases sobre la Esperanza, pero ésto que vas a leer, es lo que yo creo acerca de ella. Es la definición que fui armando a lo largo se estos años, resultado de lo que viví y vivo cada día.

Desde la mañana en la que escuche a ese hombre hablar sobre la Esperanza, quedé maravillada. Entendí tantas cosas. Fue la respuesta a todas mis dudas.

Muchas veces sentimos que todo está perdido, que solo hay desolación, vacío, desconsuelo y tristeza. Ya nada queda, hasta perdemos la capacidad de soñar. Sin embargo, ahí hay esperanza, porque la Esperanza es lo que queda cuando ya no queda nada…

La Esperanza nos mantiene vivos cuando ya no encontramos razones para vivir (¡está hecha de futuro!)

Esperanza significa ESPERAR EN PAZ.

Ufff! Que difícil es eso para nosotros, simples mortales que tendemos a desesperar por todo, hasta por cuestiones insignificantes. Esperar en paz es lo contrario a desesperar. Es esperar, en paz, tranquilos, sabiendo que todo llega cuando tiene que llegar, ni antes ni después.

Es por ello que la Esperanza, lejos de ser soñar con lo posible, te invita a soñar con lo imposible. Corremos el riesgo de que eso que esperamos nunca llegue, pero sabemos que todo tiene un por qué y un por qué no. La Esperanza es como la utopía, es una flor en el medio del desierto. Ahí donde solo hay restos de un pasado que nunca va a volver, pero donde también hay Esperanza, porque la Esperanza es lo que queda cuando ya no queda nada.

“Yo quiero lo que quiero y no paro hasta lograrlo. Y si no logro mala suerte, el no ya lo tengo. ¿Ahora si lo logro? ¿Si lo logro qué ?”. Leí esa frase hace un tiempo, y debo decir que me sorprendió leer algo que explique tan bien lo que pienso acerca de la vida, las personas y las decisiones que tomamos. Para mi querer algo es como, ¿viste cuando estas tan enfocado en una meta, que aunque a veces pienses que vas a fallar, seguís intentándolo, acercándote cada vez más a ese gran sueño?. Bueno, esa Esperanza de llegar a ese escalón es lo que te mantiene vivo, lo que te da ganas de seguir. En cambio si no tenes esa Esperanza, te morís, te frustras, no lo logras.

La Esperanza se conserva con fe y templanza, fe en uno mismo y en la vida. ¿Recuerdan que dije que la Esperanza era lo contrario a la desesperación? Bueno, la templanza es saber esperar, con tranquilidad, con moderación, sin desesperar. La esperanza se conserva usando la razón por sobre todas las pasiones. Teniendo la ilusión y la fe, en que la vida, Dios o el universo va a tirarte una mano.

Nadie puede vivir sin esperanza. Por qué creen que dicen que es lo último que se pierde. Porque si la perdés estás muerto.

Tener Esperanza no es desear algo, sino saber, tener certeza de que eso que querés tarde o temprano va a llegar. 
Vivir sin Esperanza es tener la certeza de que lo que soñás nunca va a llegar, es estar derrotado antes de intentarlo. Porque cuando llega lo peor, la desolación y el vacío total, ¿cómo vas a dar pelea si no tenes un poco de Esperanza?

Solo hay que confiar. No es nada fácil, lo se. Pero les juro que es el único camino y la única salvación. Vivir sin Esperanza es vivir rendido, aunque lo peor no haya pasado, cuando la tormenta sigue ahí, cuando aún no sale el sol. Es poner el cuerpo para recibir los balazos.

Cuando uno pierde la esperanza pierde el rumbo, el norte, los sueños, la felicidad…pierde todo. No quiero que lo pierdas todo. Quiero que te levantes cada día, por más difícil que te sea, agradezcas por un nuevo amanecer, te enfoques en tus sueños y objetivos y des pelea, sabiendo que TODO es posible…solo exije esfuerzo, mucho esfuerzo y paciencia.

Confiar, creer, soñar, amar, esperar…todo eso es tener esperanza. Saber que aunque el universo se nos venga encima y por más imposible que parezca hay algo (o alguien) que nos va a salvar, algo o alguien. Porque la esperanza no es un deseo, es una certeza, una certeza de que después de todas las tormentas sale el sol. Es una certeza profunda de que aún en la peor crisis, no hay tal crisis (eso decía siempre Hope).

Sin esperanza no se puede vivir. La esperanza es el motor de la gente feliz, es ese brillito en los ojos cuando pensás en la vida que querés para vos. 
La esperanza es la prima hermana de la fe. Tener esperanza es saber que eso, esa luz está ahí, aunque no la puedas ver está ahí. 
¿Qué es lo opuesto a la oscuridad? La esperanza. Porque la esperanza vive hasta en el mundo más arrasado. Es una luz, chiquita, en la oscuridad.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Vanesa Bertozzi’s story.