Llueve.

Llueve casi tan fuerte 
como el dolor que llevo dentro.
Se escucha tan claro 
como el ruido en mi interior.
Acaso las nubes te borraron el amor?
Lavó la lluvia todo eso que habitaba entre las dos?
Tiñeron de negro el cielo 
esos días en los que rozamos el subsuelo?
Venus, Neptuno y Júpiter nunca se alinearán,
y yo sigo cayendo en su juego de versos y besos.
Estoy empapada, pero no siento el frío que me quemó en tu última mirada.
Ojalá que llueva 12 meses más.
Me haces mal.

-chicalunar