Somos unos seres atascados

Atrás quedaron los tiempos donde 1 capitulo por semana era suficiente. Atrás quedaron los tiempos donde 1 cd en el carro o en nuestro reproductor nos hacia las tardes de tarea mas agradables. Atrás quedaron esos días donde uno se llenaba con el combo mediano. O un par de enchufes en casa habitación era suficiente.

Ahora somos unos seres glotones monstruosos que queremos ver toda la serie de un jalón el fin de semana o inclusive en una sola noche. Queremos nuestro servicio de música en streaming, donde no paramos hasta tener todas, pero todas nuestras canciones favoritas en un playlist o en varios o en muchísimos. Nos hemos vuelto unas maquinas devoradoras de contenido. Esto no quiere decir que deba ser contenido de buena calidad, todo lo contrario. Consumimos en cantidades industriales lo que se nos ponga enfrente. Ya sea para disfrutarlo o para criticarlo en todas nuestras plataformas sociales, porque DEBEMOS estar en todas ¿Cierto?

Nos hemos vuelto en niños chiflados de la nueva tecnología. Cuando aparece el nuevo modelo de X gadget hacemos berrinche porque no trae cierto aditamento o capacidad especial que nosotros guercos malcriados tecnológicos queríamos. Sin darnos cuenta que esa tecnología no existía hace 10 años. Ahora es nuestra necesidad y es obligación de las grandes marcas tecnológicas en complacernos. Si no, va la queja nuevamente en todas nuestras redes sociales, porque debemos quejarnos en todas ¿Cierto?

En que horribles seres nos hemos convertido. Nos hemos convertido en ese Vecinito odioso que tenias de papas ricos. Ese Vecinito que lo tenia todo, inclusive el castillo de GraySchool (o como se escriba) de HE-MAN y ni jugaba con el. En ese Vecinito que tenia arrumbados todos las naves y monitos de Star Wars mientras tu atesorabas a R2D2 y a C3PO mientras el los quemaba con el encendedor de su mamá. Exacto, en eso nos hemos convertido.

Imaginese una vida sin teléfono móvil, una vida sin sus servicios de streaming, una vida sin su app para retocar sus fotos, sin redes sociales o peor un.. una vida sin internet. No que sea una vida mejor, pero vea en que punto nos encontramos y como toda persona que lleva una vida en excesos estamos en peligro de sufrir un paro total, un infarto de nuestro sistema operativo que lleva al fin de todo. Ese punto cada año se aproxima mas y mas. ¿La solución a todo esto? No se, dígamela usted.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.