Europa, puedes hacerlo mejor con las personas que buscan refugio

El rescate de 6.500 personas frente a las costas de Libia por parte de la guardia costera italiana y la ONG Proactiva Open Arms en colaboración con Médicos Sin Fronteras debería mover conciencias. Sobre todo las de los responsables políticos que nos están abocando a una Europa inhumana y del desastre en cuanto a las personas que buscan refugio se refiere.

Los conflictos y guerras en Oriente Medio y otros países continúan y parece que conviene que así sea por intereses varios. Mientras, millones de personas sufren las consecuencias.

Los que se quedan sufren directamente el horror del conflicto. Aquellos que tienen la “suerte” de poder huir y venir a Europa se encuentran con el pánico o la muerte en el Mediterráneo, las fronteras cerradas y lo que es peor, la incertidumbre sobre su futuro. Es el caso de las más de 58.000 personas atrapadas en Grecia que esperan desde marzo saber lo que sea sobre lo que va a ocurrir con ellos.

El proceso de asilo ha tardado meses en ponerse en marcha. Para pedir hora para comenzar los trámites, las miles de personas atrapadas en Grecia tenían que llamar por Skype -en los campos no hay internet ni ordenadores, por regla general- en una franja horaria escasísima. En campos como el de Ritsona hicieron huelgas de hambre para pedir que se acelerara el trámite.

El 1 de agosto finalizó la primera fase y ahora está teniendo lugar la fase de la entrevista, donde las personas que quieren solicitar protección internacional piden reubicación en otro país europeo, reunificación familiar o asilo en Grecia. En el mes de septiembre, por ejemplo, se va a entrevistar a más de 3.000 personas. Me consta que algunos casos vulnerables que conozco pasarán su entrevista en los próximos días, afortunadamente. Hay muchos otros pendientes de que se cuelgue la próxima lista por internet.

El tardío proceso de registro parece que ahora avanza a buen ritmo, pero mirando los últimos datos que ha publicado la Comisión Europea, se comprueba que el ritmo europeo, en realidad, es extremadamente lento.

En septiembre de 2015 los estados miembros acordaron reubicar a 160.000 personas para ayudar a remediar la crisis humanitaria que se desató en mayo del año pasado. Entonces, cientos de miles de personas empezaron a cruzar desde Turquía hasta las islas griegas en precarias embarcaciones atestadas tras pagar a traficantes de personas elevadas sumas de dinero.

Los países de la Unión Europea solo han sido capaces -o mejor dicho, la voluntad de los gobernantes- solo ha llevado a reubicar a 3.052 personas hasta el 11 de julio de 2016 según los datos de la Comisión, 843 desde Italia y 2.213 desde Grecia. En el siguiente gráfico se puede ver de forma detallada cuántas personas han ido a cada país. Los que no han recibido aún a ningún solicitante de asilo en virtud de este acuerdo son Austria, Dinamarca, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

Personas reubicadas en países europeos hasta el 11 de julio de 2016. Fuente: Comisión Europea

También es interesante ver los datos de reubicación desde Grecia actualizados a 31 de julio. Hasta el momento en lo que va de año, con el proceso de pre registro en paralelo, se han enviado 6.900 solicitudes, de las cuales se ha aprobado un 73% y se ha reubicado de forma efectiva a un 39% de las personas.

Fuente: asylo.gov.gr

También son llamativos los datos de las solicitudes de reubicación que se envían desde Grecia. Alemania, curiosamente, no es el país al que más peticiones llegan, sino Francia, y España se encuentra en sexta posición con tan solo 358 solicitudes, de las cuales se rechazaron tres. Además es el quinto país que ha hecho más reubicaciones efectivas desde Grecia… ¡Con la bajísima cifra de 147 casos!

Gráfico de los 10 países con más solicitudes de reubicación enviadas, aprobadas, rechazadas y personas reubicadas desde Grecia. Fuente: asylo.gov.gr