Realidad idealizada

Tres dimensiones: figurativos y abstractos, forma parte de la colección Fundación Museos Nacionales y se encuentra a la vista del público en las salas 1 y 2 del Museo de Bellas Artes. Para acceder a ella, los visitantes deben entrar por la puerta principal, ubicada frente al Museo de Ciencias, en la Plaza de los Museos.

El horario para visitantes es de martes a viernes de 9:00 am a 5:00 pm y los fines de semana y feriados de 10:00 am a 5:00 pm. Fotografía: Victoria Sánchez García

Esta exposición, montada hace aproximadamente dos meses, presenta una selección de esculturas de artistas europeos, latinoamericanos y estadounidenses cuyos aportes alimentan la plástica contemporánea. Antiguamente, las esculturas enaltecían a la figura humana, a partir del siglo XX, con el surgimiento de la era vanguardista, el interés por experimentar con la estética y el discurso artístico, permitió una nueva redefinición del concepto de arte, el cual se amplía para dar paso al uso de nuevas técnicas y materiales. Tres dimensiones: figurativo y abstracto, rompe con la vieja concepción de arte naturalista, para buscar un nuevo lenguaje para el hecho escultórico mostrándonos piezas de abstracción geométrica y una síntesis de la figuración.

Al poner el primer pie dentro de la sala de exhibición, la colección de la Fundación Museos Nacionales te adentra en este nuevo lenguaje para la escultura de abstraccionismo y figuración.

Ya dentro de la sala no se podía ubicar algún guía, pero cada cierto tiempo pasaba un guardia de seguridad asegurándose de que ningún visitante irrespetara cualquiera de las esculturas. Algunos visitantes ladeaban la cabeza y la giraban en distintos ángulos para admirar la escultura delante de ellos (en el caso de Fallin man de Ernest Trova y Negrogen de Omar Rayo), mientras que otros tomaban fotos e incluso posaban al lado de ella (la más solicitada fue Aparato mágico de Edgar Negret).

Se podía ver que los usuarios realmente disfrutaban de la exposición. El jefe de montaje, Johnny Sánchez, explica en una corta declaración: “quienes entran a ver esta colección, lo hacen pensando que el Museo de Bellas Artes solo exhibe pinturas en óleo y esculturas de la figura humana, pero en las 18 salas de exposiciones que posee el Museo, el público puede elegir entre una gran variedad de épocas y estilos, e ir viendo el cambio que ha sufrido el arte desde la construcción de los jeroglíficos; y esto es lo que representa la sala 1 y 2”.

Like what you read? Give Victoria Sanchez G a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.