Bebé sin hogar

Por Evangelina Zamora

English version here

Pocas cosas tan difíciles, ¿Cómo lograr la armonía en los padres cuando dejan de ser pareja? ¿Cómo enfrentar la ruptura de los que amas? ¿Cómo ofrecer algo que no hay?

La llegada de mi segundo nieto fue complicada, al momento en que llegaría a casa, sencillamente no había hogar.

Dos semanas antes y con los corazones destrozados, Katia del Rivero y Michael Blumenstein nos acompañaron en un Proceso de Diálogo, los padres de mis nietos, mi consuegra y yo, nos aventuramos, fue una extraordinaria experiencia.

De pronto estábamos ahí, con un mar de dudas, con la sensación de no saber qué hacer ni cómo, con la esperanza de que podría ser diferente, con esta dualidad de emociones de la llegada de un bebé y las dificultades que había entre sus papás.

Las instrucciones fueron claras y precisas, hablar desde el corazón, en primera persona, escuchar, esperar el turno.

Fueron varias rondas, cada uno de nosotros tenía la maravillosa oportunidad de sentirse realmente escuchado, nadie arrebataba la palabra, a veces los ojos nos traicionaban y asomaba alguna lágrimas, las intervenciones de MB, intentaban estimular la comunicación, en especial, en uno de los integrantes, cuando el dialogo avanzaba cada vez había menos cosas que decir, pero teníamos un participante que sus intervenciones eran breves, al menos no en el tenor que se necesitaba, las emociones iban y venían, casi nada se movía, MB fue sumamente cuidadoso y paciente.

En un momento logró destrabar el dialogo, si me permiten decirlo así, y pudimos reconocer donde estábamos y que había que hacer. Fue triste saber que ya no habría pareja, que serían solo padres, de un pequeño que aún estaba en cobijo del vientre materno. Es sumamente doloroso saberlo, pero es más fácil enfrentarlo.

Así que después de esa experiencia, fuimos capaces de construir un hogar para mi segundo nieto. Hoy a sus dos años todos los días agradece con su sonrisa, por su familia, diferente, no por eso menos importante.

La intervención de nuestros facilitadores fue extraordinaria, tengo que agradecer la paz y también la fuerza que manifestaron y que hizo posible la resolución del conflicto. Katia infinitas gracias, Michael gracias por tus regalos, por siempre en mi corazón.