Mitos de las Constelaciones: Orden

(Segunda de cinco partes)

English version here

En el post de esta semana me gustaría explorar eso que en constelaciones se llama “orden”.

Algunos incluso lo conceptualizan como el “primer principio sistémico”.

Seguramente por el libro de los “Órdenes del Amor” que publica Gunthard Weber En Alemania y que es con el que Hellinger se “lanza a la fama”.

En mi mirada es uno de los más polémicos principios y su uso y significado todavía más.

Este concepto se refiere en origen al orden de llegada a un sistema y es en lo que Hellinger basa su teoría original (la llamo original porque él mismo ha tenido diferentes etapas de desarrollo: constelaciones familiares, constelaciones del espíritu, Hellinger science y lo último, “cosmic power”).

La idea es que los seres humanos, en esta idea de pertenencia (véase artículo previo), tomamos un “lugar” (un orden diferente) a través de nuestras lealtades y asumimos “destinos” que no nos corresponden.

La “solución” es respetar el orden, es decir mi lugar de llegada, donde los que están detrás dan y los que están después toman.

Y esto lo extrapola a todos los ámbitos de la vida.

¡¡Suena lógico!! ¿Funciona?

La primera vez que me topé con este concepto “en vivo y a todo color” fue cuando la dueña y directora de la escuela donde estudié el primero de más de 20 entrenamientos que he tomado en constelaciones, decidió “quemarme públicamente, cual bruja de Salem” en el patio de su escuela, con todos sus alumnos y maestros presentes, porque “me salté el orden”.

¿Qué hice? Fundé Visión Sistémica, después de cinco años de estudio pagado.

En esta mirada, no tenía derecho a hacer uso de lo que pagué sin pedirle permiso por un tema de orden. ¿Es eso orden? ¿Acorde a qué/quién?

Otras manifestaciones de este “orden” son:

  • El deber de honrar y no cuestionar a los maestros, porque son los maestros (olvidando que maestro es una persona que emerge de un proceso de cocreación, no un ”ser”)
  • El deber de honrar y no cuestionar a los padres porque son los padres (olvidando, me parece, dos distinciones. La distinción entre sistemas biológico y social. Y el que padre, en el marco social es también la persona que emerge de un proceso de cocreación).

Este orden parece que termina en la construcción de un modelo jerárquico bajo la cual se invita a una estructura de control por nivel.

¿Y si volvemos a la naturaleza?

En la naturaleza no observamos orden, podemos decir que observamos organización. Es decir, una forma en que las contribuciones de los miembros que cocrean el sistema son canalizadas al servicio del propósito del colectivo.

¿Y cuál es este propósito? Cuidar la vida.

Entonces podemos observar que esta organización es completamente dinámica.

El león viejo es desafiado por uno nuevo que pueda cuidar de la manada. El pato que ha llevado el liderazgo de la formación pasa a tomar el lugar final para que uno con energía fresca pueda tomar la función de mayor resistencia al viento.

Y no es un tema de orden (si por orden entendemos una forma de organización predeterminada), es una tema de supervivencia y para ello todas las contribuciones son útiles.

A veces no hay contribución más útil a la supervivencia de la manada que dejar el liderazgo de la misma, por ejemplo.

En esta organización no parece haber una “distinción” de mayor-menor, primero-segundo, viejo-joven, guía-seguidor, antes-después, más-menos; es solo un acomodo/re-acomodo funcional al servicio de cuidar la supervivencia de la vida. ¿De cuál vida? La vida de la manada y de los miembros de la misma.

En este orden de ideas cabe cuestionarnos ¿de dónde surgen nuestros conflictos humanos?

  1. En el momento en que construimos nuestra realidad y le damos significado de comparación a estos movimientos, acomodos, organización, re-acomodos, re-organizaciones.
  2. En el momento que no hay un propósito construido / compartido para el sistema social que de guía al acomodo.
  3. En el momento en que no construimos juntos las formas que facilitan/guían la realización de estos movimientos. ¿Cuando se sabe que el león debe dejar la manada? Cuando pierde la batalla del retador. ¿Le parece horrible? Solo es una forma, usted y yo podemos crear las nuestras.

Katia del Rivero