La importancia de la temperatura de la heladera para conservar los alimentos

La heladera es una de las grandes aliadas de la cocina para conseguir las temperaturas de conservación ideales de los alimentos, que permanecerán frescos sin modificar sus características nutricionales. El termómetro de la heladera es una de las herramientas más efectivas para proteger a tu familia y a vos, de las intoxicaciones alimentarias, De hecho, a temperatura ambiente, algunas de las bacterias que provocan las intoxicaciones pueden duplicarse cada 20 minutos. A continuación te dejamos unos tips que tenés que tener en cuenta para controlar la temperatura de tu heladera o de tu congelador y así conservar mejor tus alimentos.

Mantener los grados adecuados:

Es bueno que la temperatura interior sea de aproximadamente unos 4° C. Pero también es aconsejable modificarla en función de la mucha o poca cantidad de alimentos que haya dentro, si está lleno, podemos decir que tiene que trabajar más. Pero en el caso de que no haya demasiada comida, es decir, si hay pocos alimentos, con 8° C de temperatura es suficiente.

Quitar alimentos no refrigerados:

Conviene tener presente que hay frutas que a menudo guardamos en la heladera sin que lo necesiten, en general son las frutas que nos suenen a tropical, como los aguacates, banana kiwi, naranjas y los limones, tampoco es necesario guardar en la heladera ajos, cebollas y papas.

Limpiar inmediatamente los derrames:

Además de ayudar a reducir la multiplicación de la bacteria Listeria (que puede desarrollarse en temperaturas frías), limpiar los derrames especialmente el goteo de las carnes cuando se descongelan ayuda a prevenir la “contaminación cruzada”, donde las bacterias de un alimento pasan a otro.

Mantener los alimentos en envases cerrados:

Almacenar los alimentos refrigerados en envases cerrados o bolsas selladas y controlar diariamente que los alimentos sobrantes no se deterioren. Verificar la fecha de vencimiento. Si ya pasó la fecha indicada en “consumir antes de”, tirar en la basura. Si no estás seguro o si los alimentos presentan un aspecto dudoso, la regla es sencilla: “Cuando tenga dudas, tirar a la basura”

Mantener encendida la heladera:

Es importante tener en cuenta que bajo ninguna circunstancia se debe apagar la heladera o freezer con alimentos, ya que hace que el alimento no mantenga las características que debería conservar.

Regular las vistas a la heladera:

Evitar abrir y cerrar excesivamente las puertas de la heladera, ya que la temperatura ambiente ingresa a la heladera afectando la conservación de los alimentos.

Limpie el refrigerador con frecuencia:

¡Incorporar esta tarea en la rutina de limpieza de la cocina!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.