El camino se vislumbra…

Este pasado fin de semana, tuve la oportunidad de asistir al Congreso Internacional sobre Fisioterapia y movimiento, organizado por el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, en mi querida Málaga.

No soy de escribir por estos medios, quizás en muchas ocasiones sea por la vergüenza, o el pensar que ya otros se expresan mejor que uno mismo. Esta vez la ocasión lo merece, y os quería dejar una serie de ideas con las que me quedé tras el Congreso…

Manos que representan unión, motivación, avance, compromiso, ilusión, cambio, manos que recuerdan a otras manos que comenzaron el camino…
Los Fisioterapeutas somos los profesionales encargados de prescribir ejercicio TERAPÉUTICO, debemos y tenemos que usar más esta herramienta, y fomentar el rol activo del paciente durante el tratamiento.
Pensemos siempre en lo que el paciente puede hacer y ayudémosle a hacerlo, gracias Jordi Ventura (@JordiVentMe) y Peter Rosenbaum por vuestras ponencias que me llegaron al corazón, los Fisios somos así, nos emocionamos con nuestro trabajo. “Fisioterapia con corazón” como dijo David Carrascosa (@davidphisios)
Si queremos que se nos tome en serio, que las administraciones se den cuenta de que la Fisioterapia es rentable, tenemos que demostrarlo, tenemos que MEDIR, tenemos que INVESTIGAR y realizar estudios que respalden nuestras actuaciones. Todos las ponencias que vimos en el Congreso estaban respaldadas por estudios, evidencia científica. Antonio Cuesta (@aicuesta) seguro que sabe muy bien de qué hablo, por cierto, gran fisioterapeuta, malagueño, y un lujo de persona y profesional.
No sólo tratamos, también tenemos un papel importantísimo en la PROMOCIÓN y PREVENCIÓN de la salud para con la población. Que no se nos olvide.
Si queremos conseguir cambios en la profesión, remando cada uno para un lado no conseguiremos nada, o nos unimos, o esto se nos va compañeros. Si queremos que la Fisioterapia “salga del hoyo”, (gracias @juliomayol, oírte fue un placer, ponencia motivadora al máximo) tenemos que comenzar a remar en la misma dirección, objetivos comunes y si hace falta, salir de nuestra zona de confort e implicarse. Abandonar el concepto de servicios (más no significa mejor) por el de valor, como nos dijo Julio Mayol en su ponencia. De esto deberían tomar buena nota las compañías aseguradoras, por ejemplo. Tenemos que conseguir que se valore nuestro trabajo, pero primero, hemos de valorarlo nosotros mismos.
Gracias a todos los que hicisteis posible el Congreso.
Gracias a todos mis compañeros, a los que os tengo más cerca y a los que no, por demostrarme que merece la pena luchar por la profesión, implicarse y remangarse, me llenáis de ganas e ilusiones renovadas.
Gracias a mis pacientes, sin los cuales nada de esto tendría sentido, por enseñarme cada día a ser mejor persona y profesional. Las horas dedicadas al estudio, formación, actualización, etc..tienen como fin último proporcionaros todo lo mejor de mí misma para poder acompañaros en vuestra recuperación.

Por último…

Compañeros, tenemos una profesión muy bonita (aunque le suene “cursi” a algunos), intentemos no denigrarla, cuidémosla, intentemos dejar el ego a un lado, para trazar objetivos comunes y seguir avanzando. Quizás sea una meta a largo plazo, pero el camino se vislumbra, confío en ello, confío en vosotros…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.