Liderazgo latino en el cambio climático y el camino adelante

Por Adrianna Quintero

Esta semana, el mundo se reune en San Francisco para la Cumbre Mundial de Acción Climática (GCAS) para demostrar que, a pesar de las acciones tomadas por la administración Trump para deshacer el progreso medioambiental, el mundo sigue comprometido con un progreso significativo hacia la acción climática.

GCAS reune a representantes nacionales, internacionales y locales, empresarios, inversionistas, científicos, estudiantes, organizaciones sin fines de lucro y más para — como lo han puesto los organizadores — “llevar la ambición al siguiente nivel”. Esta representación por todos los sectores de la sociedad es precisamente lo que se necesita para hacer frente a esta crisis. Reconocer y celebrar la importancia de tener representación y liderazgo de diversos sectores para lograr los mejores resultados es fundamental.

Demasiadas personas, especialmente las que viven en áreas que son predominantemente de bajos ingresos y comunidades Latinas y afroamericanas, sufren los peores impactos del cambio climático. En los Estados Unidos, la mitad de todos los latinos viven en un condado que frecuentemente viola los estándares de contaminación. Al cuanto sigan subiendo las temperaturas, sigue empeorando la contaminación atmosférica. La subida del mar, debido a estos incrementos en la temperatura global y un aumento en la frecuencia de inundaciones devastadoras amenazan el bienestar personal y económico de comunidades a través de los Estados Unidos y Latinoamérica. El sur de la Florida, donde habitan mis padres y familiares junto con millones de otros hispanoamericanos, esta siendo amenazado por tormentas más dañinas y frecuentes y miles de habitantes ven que sus hogares pronto serán amenazados. Ciudades en la Florida, como Miami Beach, ya están pagando el precio para proteger la propiedad mediante la instalación de sistemas de bombeo para prevenir y curar las frecuentes inundaciones de calles en este popular destino turístico.

Hace un año, tres devastadores huracanes golpearon áreas de Texas, Florida y Puerto Rico. El huracán María mató a miles de personas en Puerto Rico y dejó a miles de residentes sin electricidad ni agua potable por meses y costó miles de millones de dólares en daños. Yo visité Puerto Rico y quedé impactada por el nivel de destrucción que la tormenta dejó en su camino per me alentó la fuerza y resistencia del pueblo puertorriqueño y su determinación para combatir el cambio climático y reconstruir a Puerto Rico como un faro internacional de energía limpia.

La realidad que enfrentan nuestras familias junto con nuestra fuerte ética ecológica cultural y nuestra visión de la familia como un núcleo con conexiones globales, explica por qué la mayoría de los latinos en EE.UU. creen que el cambio climático está sucediendo y quieren la acción climática ahora. A través de los años, encuesta tras encuesta lo confirma: Voces Verdes y NRDC encontraron que 9 de cada 10 latinos quieren acción climática y el programa de Yale sobre comunicación del cambio climático determinó que los latinos están más convencidos de que el calentamiento global está sucediendo y están preocupados sobre sus impactos. En conjunto, los 56 millones latinos de la nación son más solidarios con las políticas para prevenir el cambio climático y están dispuestos a participar políticamente.

A pesar de esta profunda preocupación, los latinos no han estado tradicionalmente bien representados en el movimiento medioambiental. Aún así, los latinos de todo el mundo juegan un papel decisivo en la lucha contra el cambio climático y han defendido políticas y esfuerzos emblemáticos en California, Estados Unidos y el mundo. La ex jefe del clima de las Naciones Unidas Christiana Figueres, fue instrumental en reunir a 195 países en el histórico acuerdo de París. Liderazgo en la legislatura de California por funcionarios electos latinos ha llevado a algunas de las políticas climáticas más ambiciosas del estado hasta la fecha, incluyendo la más reciente ley que tiene como objetivo llevar al estado a energía renovable en un 60 por ciento en 2030 y 100 por ciento para el 2045.

En comunidades a través de los Estados Unidos, desde Chicago hasta el Valle Central de California; en América Latina, desde México hasta Chile, el liderazgo latino ha subido a la vanguardia y está creciendo cada minuto. Mientras que los latinos y las comunidades de color aquí en los Estados Unidos se enfrentan a una andanada de ataques y mayor discriminación, nuestro espíritu y determinación para crear un futuro más sano y mejor, no puede ser detenido.

Me inspiró el papel que los latinos jugaron durante las negociaciones climáticas en París como jefes de estado, alcaldes, ejecutivos de negocios y defensores de la justicia climática de Estados Unidos y Latinoamérica quienes con orgullo demostrando su compromiso duradero y sus acciones para lograr un ambicioso acuerdo global.

Ahora que se reúne el mundo en San Francisco, los líderes latinos volverán a ser reconocidos y celebrados. Los latinos de todos los ámbitos a y de todo el espectro socioeconómico apoyan firmemente las políticas para alejarnos de los combustibles fósiles contaminantes y hacia un futuro de energía eólica y solar, hacia la eficiencia energética y a crear comunidades más fuertes y resistentes.

Aquí en Estados Unidos y en toda Latinoamérica seguimos comprometidos a combatir el cambio climático y a liderar en esta urgente labor. Debemos seguir comprometidos e involucrados. Celebremos lo que hemos logrado y emprendamos el camino hacia nuevas metas ambiciosas para nuestro futuro y el futuro de todos los que habitamos este planeta.


Adrianna Quintero es directora de Energy Fundation. Adrianna trabaja para establecer, fortalecer y administrar a los donantes de la Fundación al ayudar a construir una economía de energía fuerte y limpia en servicio del interés público.