De mensajes, pasados y ciclos inconclusos…

¿Que nos paso? — decía su mensaje.

Leerlo y de la nada, sentir que regresan los últimos 11 meses llenos de preguntas, explicaciones, debrayes sin sentido, esperanzas sin respuesta y la gran pregunta que intentabas contestarte a ti misma: ¿Que nos paso?

Intentar de entender el ¿Por qué ahora? y ¿Por qué un año después? era la peor parte, era regresar a todos esos meses donde estuve esperando ese mensaje con una reconciliación incluida como en las películas cursis que tanto me gusta ver; era el intentar entender algo de lo que nunca estuve segura pero que aun así creía saber, algo que quería aunque sabía que no entendía del todo. Evidentemente, el tiempo paso, las explicaciones jamás llegaron y solo te quedas con tu parte de la historia, con tus explicaciones, con tus consolaciones emocionales inconclusas e historias envueltas en los “hubiera”…

Nos paso el tiempo… Nos paso la terquedad envuelta en miedo de abrirnos el pecho y decirnos las cosas… Nos paso que no pudimos pasar.