Photo by Kain Kalju via Flickr, CC BY 2.0.

Tu internet está bajo amenaza. Estas son las razones por las que deberías preocuparte por la Reforma Europea de Derechos de Autor

Por María Sefidari

This post is also available in English and in French and in Italian.

En 2001, el Parlamento Europeo se unió para aprobar reglamentos y establecer leyes de derechos de autor para regular Internet, una tecnología que apenas estaba encontrando su base tras el auge y la caída de las puntocoms. Wikipedia acababa de nacer y había 29 millones de sitios web. Nadie podía imaginar el futuro de este ecosistema en rápido crecimiento, y hoy en día Internet es aún más complejo. Más de mil millones de sitios web, innumerables aplicaciones móviles y miles de millones de usuarios y usuarias adicionales. Estamos más interconectados que nunca. Somos más globales que nunca. No obstante, 17 años después, las leyes que protegen este contenido y a sus creadores no han seguido el crecimiento y la evolución exponencial de la web.

La semana que viene, el Parlamento Europeo decidirá cómo se comparte la información en línea de manera que pueda afectar significativamente a la forma en que interactuamos en nuestro mundo digital, cada vez más conectado. Desde hoy y hasta el 5 de septiembre, tenemos la que podría ser nuestra última oportunidad para definir cómo será Internet en el futuro. La próxima ola de reglamentos que está considerando el Parlamento Europeo permitirá más innovación y crecimiento, o ahogará la vibrante red libre que ha permitido que prosperen la creatividad, la innovación y la colaboración. Esto es significativo porque los derechos de autor no solo afectan a los libros y la música, sino que influyen profundamente en la forma en que las personas se comunicarán y crearán en Internet en los años venideros.

Esta es la razón por la que debemos recordar el objetivo original de esta actualización de la ley: hacer que las reglas del derecho de autor funcionen para un Internet de rápida evolución, diverso y abierto.

El contexto mismo en el que operan los derechos de autor ha cambiado completamente. Pongamos de ejemplo Wikipedia, una plataforma que, al igual que gran parte de Internet hoy en día, es posible gracias a las personas que actúan como consumidoras y creadoras. La gente lee Wikipedia, pero también escribe y edita artículos, toma fotos para Wikimedia Commons o contribuye a otros proyectos de conocimiento libre de Wikimedia. El contenido de Wikipedia está disponible bajo una licencia gratuita para que cualquiera pueda usarlo, copiarlo o remezclarlo.

Cada mes, cientos de miles de voluntarios y voluntarias toman decisiones sobre qué contenido incluir en Wikipedia, qué constituye una violación de los derechos de autor y cuándo deben revisarse esas decisiones. Nos gusta de esta manera: permite a la gente, no a los algoritmos, tomar decisiones sobre qué conocimiento debe ser presentado al resto del mundo.

Los cambios de la Directiva de Derechos de Autor de la UE podrían tener serias implicaciones para Wikipedia y otros sitios web independientes y sin ánimo de lucro como este.

Internet es hoy colaborativo y abierto por naturaleza. Por eso, nuestros representantes en la UE deben establecer políticas que promuevan el libre intercambio de información en línea para todos.

Instamos a los y las representantes de la UE a que apoyen una reforma que añada protecciones cruciales a las obras de arte, historia y cultura de dominio público, y a que limiten los nuevos derechos exclusivos a las obras existentes que ya están libres de derechos de autor.

El mundo debería preocuparse por las nuevas propuestas para introducir un sistema que filtre automáticamente la información antes de que aparezca en línea. A través de filtros de carga obligatorios, las plataformas se verían obligadas a crear sistemas costosos y a menudo sesgados para revisar y filtrar automáticamente las posibles violaciones de los derechos de autor en sus sitios web. Ya sabemos que estos sistemas son históricamente defectuosos y a menudo conducen a falsos positivos. Por ejemplo, tenemos el caso de un profesor alemán que recibió repetidamente avisos de violación de derechos de autor por usar música de dominio público de Beethoven, Bartok y Schubert en videos en YouTube.

Internet ya ha creado formas de gestionar estos problemas. Por ejemplo, las y los colaboradores de Wikipedia ya se esfuerzan para encontrar y eliminar contenido infractor en caso de que aparezca. Este sistema, impulsado en gran medida por los esfuerzos humanos, es muy eficaz para prevenir la infracción de los derechos de autor.

Gran parte de la conversación en torno a la reforma de la Directiva sobre derechos de autor ha estado dominada por las relaciones de mercado entre los grandes titulares de derechos y las plataformas de Internet con fines de lucro. Pero esta pequeña minoría no refleja la amplitud de los sitios web y de los usuarios de Internet en la actualidad. Los y las wikipedistas están motivados por la pasión por la información y el sentido de comunidad. Somos totalmente independientes, voluntarios y sin ánimo de lucro. Instamos a las y los diputados al Parlamento Europeo a que tengan en cuenta las necesidades de esta mayoría silenciosa en línea a la hora de diseñar políticas de derechos de autor que funcionen para todo Internet.

A medida que se examinan las enmiendas al proyecto de Directiva sobre derechos de autor, instamos al Parlamento Europeo a crear una reforma de los derechos de autor que refleje la evolución de la forma en que las personas utilizan hoy en día Internet. Debemos recordar el problema original que los responsables políticos se propusieron resolver: adaptar las normas sobre derechos de autor a un mundo digital mucho más amplio y complejo, y eliminar las barreras transfronterizas. También debemos mantenernos fieles a la visión original de Internet: seguir siendo un espacio abierto y accesible para todos.

Para obtener más información sobre cómo actuar y abogar por Wikipedia y el intercambio gratuito de información en línea, visite: fixcopyright.wikimedia.org