El día que los pupitres quedaron vacíos: un año de Ayotzinapa

“180 policías hay en Iguala y los 180 están en la nómina de los Guerreros Unidos”.-Presunto sicario de Guerreros Unidos

La razón aún no es clara y el dolor es evidente.

A un año de los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre en Iguala, no se sabe con franqueza qué fue lo que pasó ni quién fue el que orquestó toda esta escena trágica, aunque todo apunta a un posible culpable: El Estado.

PREVIO AL 26

En la semana del 15 al 20 de septiembre de 2014 se reunieron estudiantes de varias normales rurales del país para, entre otros temas, preparar la marcha del 2 de octubre, en conmemoración de la masacre de Tlatelolco.
Ayotzinapa era la sede elegida para de ahí todos los normalistas partir con destino al DF y participar en la marcha conmemorativa del 2 octubre. Los estudiantes de las demás normales llegarían a Ayotzinapa los días 30, 31 de septiembre y 1 de octubre, se esperaba un contingente de 100 personas por cada delegación 27. Según los normalistas, necesitaban entre 12 y 15 autobuses.

El 25 de septiembre, en Ayotzinapa ya había cerca de 8 autobuses que otras academias habían llevado con anterioridad. Como parte de la preparación para la marcha y el ahorro de comida, el fin de semana algunos normalistas iban a irse a sus casas para economizar recursos para acoger a los normalistas de otros estados. El 23 de septiembre, saliendo de la terminal de Chilpancingo, el autobús Estrella de Oro 1531 fue interceptado por un grupo de normalistas que, según el chofer, “iban a ocupar la unidad para una marcha el 2 de octubre”. Entre los sitios habituales de boteo y retención de autobuses están Chilpancingo, Huitzuco y Atoyac, entre otros. El 25 de septiembre los normalistas se hacen de dos autobuses que posteriormente llevarían a la Normal. Según refieren los normalistas, ese día ya habían varios autobuses en la escuela: tres tomados por normalistas de tercer curso y dos por los de segundo.

  • EL DÍA DE LOS HECHOS

El 26 de septiembre los autobuses Estrella de Oro 1531 y 1568, salieron de la Normal. Uno de los autobuses se quedó en la zona del restaurante “La Palma” mientras el otro se iba a la caseta de Iguala para seguir con sus actividades.

Los normalistas llegaron a la caseta entre las 19:30 y las 20:00 horas. El conductor refiere al GIEI: “me percaté de que cerca de la caseta había una patrulla de fuerzas estatales. Observaron a los estudiantes y se retiraron los de la patrulla”. Mientras los normalistas del autobús Estrella de Oro 1568 esperaban en la caseta de Iguala para hacer boteo, pasó una patrulla de la policía federal que quedaría del otro lado de la calzada y luego, minutos después, del otro lado de la caseta llegaron patrullas de la misma policía, quedándose como a 300 mts, con las luces encendidas. Los normalistas señalaron que no pasaban autobuses hacia donde se encontraban ellos, pues según narran, la Policía Federal detenía a los autobuses que iban a la zona, bajaba a los pasajeros y los autobuses daban la vuelta para tomar otro camino. Los normalistas vieron cómo los pasajeros atravesaban caminando la caseta de Iguala, y seguían a pie hacia la ciudad. Los pasajeros les comentaron que los policías les habían dicho que había posibilidades de “asalto”. La presencia de policía federal fue también señalada por algunos de sus integrantes. Según el informe del GIEI, uno de los trabajadores de la caseta de cobro señaló en su declaración ante la PGR la presencia de policía federal y de militares en la caseta de cobro ese día.

A las 20:15 hrs aproximadamente, a su paso por el Rancho del Cura, los normalistas detuvieron un autobús Costa Line 2513 que se dirigía a Iguala. Los normalistas refirieron que el conductor les dijo que tenía que dejar el pasaje en la Central de Autobuses de Iguala, tras lo cual podrían completar su acción. Se subieron en ese autobús entre 5 y 6 normalistas, con el objetivo de llegar a Iguala y, una vez que los pasajeros bajaran del autobús, llevarlo a Ayotzinapa.
El chofer no se detuvo hasta la terminal donde bajó a los pasajeros y, acusan los normalistas, les dejaron encerrados. Ante ello, los normalistas se comunicaron con sus compañeros, a lo que fueron en busca de que los liberaran.

Los autobuses Estrella de Oro 1531 y 1568 llegaron a la Central a las 21:16 horas y se quedaron a ambos lados de la entrada; más tarde los estudiantes se llevarían tres autobuses más: dos de la compañía Costa Line (2012 y 2510) y uno de la compañía Estrella Roja.

El informe del GIEI relata que a las 21:23 hrs salió de la Central uno de los autobuses Costa Line y a las 21:26 salió el segundo, ambos por la puerta de la estación, uniéndose al Estrella de Oro 1568 que se encontraba fuera. El Estrella de Oro 1531 ya se estaba adelantando para salir de Iguala, dirigiéndose hacia el Periférico sur. En los autobuses Estrella de Oro se habían ido subido el resto de los normalistas. Los autobuses salieron por la calle Galeana en el orden que relata el GEI: Estrella de Oro 1531, que se adelantó a los demás; Costa Line 2012, Costa Line 2510 y Estrella de Oro 1568. Las imágenes de las cámaras muestran que a las 21:17 hrs, antes de salir los autobuses, algunos policías llegaron con el arma en la mano, a pie y reportando por radio en la misma calle Galeana, en la puerta de salida de los autobuses. Mientras tanto, el Estrella Roja (Ecotur) salió por la parte de atrás de la terminal a las 21:26:28 horas.
El autobús Estrella de Oro 1531 que se había adelantado por la calle Galeana cambió de rumbo al toparse con obstáculos y puesto que el chofer no conocía bien el camino, por lo que se separó del resto tomando rumbo al Periférico sur. Mientras, el autobús Estrella Roja salió por la parte de atrás de la estación, por la calle Altamirano hacia el Periférico sur. Poco después el C-4 informó a la policía estatal de los hechos.

Comenzaron los disparos al aire, persiguiendo a los camiones que se dirigían a Periférico Norte, esto hasta que una patrulla les cerró el paso a lo que los normalistas respondieron tirando piedras hasta que la patrulla liberó el paso.

Más adelante siguió la persecución y cerca del zócalo empiezan los disparos a los camiones; no es hasta que una patrulla cierra el paso y los normalistas bajan cuando los disparos empiezan a ser “al aire”, aunque un chofer en su declaración menciona que los disparos impactaron a los autobuses.
Aldo Gutiérrez fue el primer herido en el ataque de los policías, ya que sufrió un impacto de bala en el cráneo; los normalistas empezaban a realizar llamadas pidiendo urgentemente una ambulancia a lo que según el informe del GIEI “Uno de ellos señaló que después de insistir en varias ocasiones y de que no llegara la ambulancia, una mujer que atendía el teléfono le dijo que no creía la información y posteriormente a otro normalista que llamó al mismo teléfono le respondieron diciendo que la policía no había dejado pasar la ambulancia y se había regresado. Cerca de media hora después de las llamadas, una ambulancia de la universidad evacuó al herido.”

El tercer autobús sufrió un ataque por detrás y un normalista quedó herido, mismo que al bajar a los estudiantes del autobús fue trasladado al hospital, siendo el único sobreviviente conocido del Estrella de Oro 1568, ya que los demás fueron llevados en 6–7 patrullas.

El Estrella de Oro 1531, fue también atacado por policías. Estos primero destrozaron el camión, para posteriormente someter con “ramas de árboles, lacrimógeno y gas pimienta a estudiantes y al mismo chofer del autobús”, según el informe del GIEI. Varios estudiantes fueron trasladados en patrullas de la policía de Huitzuco.

En estos autobuses se encontraban los normalistas según el informe del GIEI:

30 DE SEPTIEMBRE

22 policías son detenidos por presuntamente haber participado en el asesinato de seis personas en Iguala.

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca, pide licencia a su cargo por 30 días.

1 OCTUBRE

  • El gobernador Ángel Aguirre Rivero anuncia la emisión de una orden de presentación en contra del entonces alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.

3 DE OCTUBRE

  • La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó la desaparición de los 43 estudiantes. El organismo internacional calificó el hecho como uno de “los sucesos más terribles de los tiempos recientes”.

4 DE OCTUBRE

  • La Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso de los normalistas, a 10 días de su desaparición. A partir de ese momento, la Procuraduría de Guerrero sólo coadyuva en las investigaciones.

6 DE OCTUBRE

  • Once días después de la desaparición de los jóvenes, el presidente Enrique Peña Nieto habló por primera vez sobre el caso: “Al igual que la sociedad mexicana, como presidente de la República, me encuentro profundamente indignado y consternado ante la información que ha venido dándose a lo largo del fin de semana”, menciona.
  • La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicita al Estado mexicano que otorgue medidas cautelares en favor de estudiantes de la escuela rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

7 DE OCTUBRE

  • La Organización de Estados Americanos (OEA) califica el crimen en Iguala como inhumano y absurdo, y pidió a México una investigación completa y transparente.
  • La oficina local de la ONU urge a México a una búsqueda efectiva de los jóvenes, desaparecidos desde que fueron baleados la noche del 26 de septiembre por policías del municipio de Iguala y miembros del cártel local Guerreros Unidos, en un ataque conjunto.
  • La Cámara de Diputados crea la Comisión especial para el caso Ayotzinapa.

8 DE OCTUBRE

  • Amnistía Internacional (AI) emite ocho recomendaciones al gobierno de Peña Nieto para que las autoridades a su cargo aceleren la investigación y den con los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero.
  • Primer Jornada de Acción Nacional e Internacional por Ayotzinapa.

13 DE OCTUBRE

  • Colectivos de la UNAM convocan a un paro de 48 horas para demandar la aparición con vida de los 43 estudiantes.

17 DE OCTUBRE

  • Detienen al hombre considerado como el máximo líder del grupo narcotraficante ligado a la desaparición de 43 estudiantes.

22 DE OCTUBRE

  • Murillo Karam confirma que Abarca fue quien ordenó el ataque contra los estudiantes.

23 de octubre

  • El gobernador Ángel Aguirre solicita licencia a su cargo.

26 DE OCTUBRE

  • Se cumple un mes de la desaparición de los normalistas.

Ilustración por: Ilustradores Con Ayotzinapa.

  • 4 DE NOVIEMBRE
  • Detienen a los Abarca
  • 7 de noviembre
  • Conferencia de prensa en la que Murillo Karam da por hecho la incineración de los normalistas en el basurero de Cocula. En esa misma conferencia inmortalizó e indignó con el “ya me cansé” al finalizar su conferencia de prensa.
  • 11 DE NOVIEMBRE
  • El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) informa que no hay relación genética entre los restos recuperados en Cocula, Iguala y La Parota con los 43 normalistas desaparecidos.
  • 12 DE NOVIEMBRE
  • Representantes del gobierno mexicano y de los afectados por el caso Iguala firman un acuerdo para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) brinde asistencia técnica en las investigaciones.
  • 18 DE NOVIEMBRE
  • Se formaliza el acuerdo CON el que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dará asistencia técnica a las autoridades mexicanas en el caso de los 43 normalistas.
  • 25 DE NOVIEMBRE
  • El equipo de antropólogos forenses de Argentina informa que tres de los 30 cuerpos hallados en Pueblo Viejo no corresponden a los normalistas de Ayotzinapa.
  • 27 DE ENERO
  • En conferencia de prensa el Procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, asegura que las evidencias permiten determinar que los 43 normalistas fueron privados de la libertad, de la vida, incinerados y arrojados al río.
  • 28 DE ENERO
  • Amnistía Internacional (AI) da a conocer una carta firmada por su directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, dirigida a Murillo Karam, en la cual alerta: la versión oficial de que en el basurero de Cocula se produjo un incendio que destruyó los restos de los 43 jóvenes “se sostiene sólo por declaraciones autoinculpatorias y con un mínimo de pruebas periciales”.
  • 1 DE MARZO
  • Arriba a la Ciudad de México el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
  • 17 DE MARZO
  • Fox a padres de normalistas: bueno llorar a sus hijos; acepten la realidad
  • 21 de MARZO
  • Padres de los normalistas llevan caso ante Amnistía Internacional
  • 26 DE MARZO
  • A 6 meses de los sucesos en Iguala, la PGR ofrece un balance de las investigaciones y reitera que han sido “transaparente y exhaustivas”.
  • 11 DE MAYO
  • Francisco Salgado Valladares, exsubdirector Operativo de la Policía Municipal de Iguala, es consignado al penal de Nayarit.
  • 16 DE SEPTIEMBRE
  • Peritajes de la Universidad de Innsbruck identifican al segundo normalista: Jhosivani Guerrero de la Cruz.
  • 17 DE SEPTIEMBRE
  • Detienen en Taxco a Gildardo López Astudillo, alias “El Gil”, presunto responsable de ejecutar la orden contra los 43.
  • IRREGULARIDADES

En la “Verdad histórica” de Murillo Karam, se presentaron “irregularidades históricas” según la revista Proceso y el informe del GIEI. La PGR fiel a su estilo hubiese torturado a los interrogados (como los encargados del basurero de Cocula) así como a los presuntos sicarios que fueron detenidos. La revista Proceso en su edición No.2028 señala que los sicarios sólo son “albañiles torturados”, esto corroborado con el peritaje del doctor Francisco Etxeberría Gabilondo, quien encontró mil 178 lesiones en el 77% de los detenidos.
Además se sospecha que las familias de los detenidos e interrogados fueron acosados e intimidados por autoridades para crearles miedo y no hablaran con los medios, así resignándose a vivir callados su dolor.

De igual manera, acusan Proceso y el GIEI el que se haya borrado y ocultado información, tal como el quinto autobús y un video crucial del mismo, que según cuenta el GIEI lo borró el Tribunal de Justicia de Guerrero porque “no se veía mucho”, esto en palabras de Lambertina Galeana, presidenta del Tribunal de Justicia de Guerrero.

Eso de entregar cosas a “medias” lo agarra de maña la PGR, tanto así que la prueba científica en la que sustentó la hipótesis de la incineración de los estudiantes en el basurero de Cocula fue tergiversada. Para esta hipótesis utiliza el estudio de Valoración energética de neumáticos fuera de uso, del académico Olegario Martínez Mora, sólo que omitieron poner las condiciones para que puedan darse esos mil 600 grados: bajo condiciones industriales o controladas en un laboratorio.

  • ¿Participó la policía federal y el ejército?

Si no fue presencialmente, al menos ambos participaron por omisión. Esto debido a que en el informe del GIEI y averiguaciones previas de Aristegui Noticias, entre otros, se descubre el canal de comunicación por el cual todas las fuerzas estaban enteradas del hecho el “C4”.
De igual manera el GIEI presenta pruebas de la presencia de al menos un federal ministerial: < Sin embargo, en la escena del crimen también hubo presencia de policía federal ministerial, que observó los hechos y se retiró sin atender o proteger a los normalistas123.

123 Tomo 62–871 Oficio de 27 de septiembre de 2014 de la Policía Federal Ministerial. Firmado por Romero Ortiz Valenciana, José Manuel dinco Correa V. Bo Subdirector de la Policía Federal Ministerial encargado en la Subsecretaría de Iguala Enrique Ramírez Hernández C.C. a Alberto Galván González. “…Procediendo a trasladarnos a la calle Juan N Álvarez en donde verificamos que había 3 autobuses con las llantas ponchadas y varios jóvenes que al parecer eran estudiantes sin lograr constatar así que procedimos a retirarnos del lugar con la finalidad de no tener ningún altercado con los individuos que iban en el autobús por obvias razones se corroboró que efectivamente el día 26 de septiembre del presente año se realizaron desmanes por supuestos estudiantes según versión extra oficial”. En los folios 26 y 27 se refiere a los normalistas como “pseudo estudiantes”. >

  • ¿Qué no has dejado Ayotzinapa?

111 detenidos, ningún sentenciado y un senador panista exigiendo la salida del GIE; miles de personas en las calles, nula credibilidad del estado, debates, foros, talleres, caravanas, desconcierto..
Más allá de dudas, lágrimas e impotencia, Ayotzinapa ha mostrado la solidaridad, la sensibilidad y belleza del mexicano al plasmar artísticamente su descontento, su tristeza, su rabia.

A lo largo de un año hemos sido testigos de melodías que surgen del hartazgo, de estadios tomados por la rabia, de calles que han servido para revivir el dolor a través de un performance o una manifestación.
A continuación un poco de lo que Ayotzinapa ha dejado:

http://youtu.be/h8tfIEHP054 http://youtu.be/TxBP69dvFAw
http://youtu.be/Upe5qjUQ0lE
http://youtu.be/fXi2OS42dMU
http://youtu.be/K3XavMalxFg
http://youtu.be/frgWZObJgkM
http://youtu.be/ucojJh9vcIU
http://youtu.be/VKxff4D36cE
http://youtu.be/7_7EEknZCe8

Ilustración por: Ilustradores Con Ayotzinapa.

¿Cuánto puede doler un año?

(Damián Carmona Moreno)

Un año tiene 365 días, 52 semanas, 8,760 hrs, 525960 min y 32140800 segundos…

En un año desaparecen 5 mil personas,

hay 5 mil familias acongojadas,

hay más de 5 mil sueños abandonados…

En un año hay mentiras y opacidad,

hay tormento y desolación,

hay carencia al por mayor,

en un año un telegobierno ha alcanzado el estupor.

Hace un año de encontrar pretextos y no encontrar siquiera restos…

Ha sido un año difícil para México;

un año en el que la sangre ha brotado,

un año en el que las instituciones se han quebrantado,

un año en el que la nación sabe quién fue: El Estado.

Un año de la noche en la que se orquestaría el ocaso del estado;

un año de desaparecidos,

un año más del estado fallido,

un año de preguntas sin responder,

un año en el que el tablero se mueve y la fichas se rehúsan a caer.

Ya hace un año que gritamos;

un año movilizar la indignación y el hartazgo,

un año de no olvidarlos,

un año de gritar lo que otros callaron.

Ha sido un año en el que 43 jóvenes han donado su rostro a miles de desaparecidos;

un año de que el 43 representa una cifra incierta de desaparecidos;
un año en el que 43 pupitres están vacíos…

Un año de sentir temor al caminar,

sentir la rabia al respirar,

sentir aversión a esa conciencia selectiva, disruptiva de aquel que cuando sufre no olvida.

Tanta mierda en un año;

nuestra miradas caen afligidas,

los libros de historia toman vida: Tlatelolco suspira, Atenco llora, San Fernando grita y ABC no olvida.

Un año de silencio, entre dichos y carencia institucional. Hoy, a un año pedimos respuestas, pedimos justicia, pedimos de vuelta nuestros 43 normalistas. Y como nunca, clamamos, exigimos y anhelamos que la historia los condene, que nunca llegue el olvido y ni el perdón conozcan.

Hoy a un año sabemos quiénes tienen que caer,

sabemos que hay temor por desaparecer,

sabemos la esperanza está a nada de colapsar

y sentimos una tristeza a desbordar.

Esta poesía tiene 43 versos, 43 deseos, 43 lágrimas;

esta poesía busca estar completa;

por esta poesía doy mi vida, esperando así evitar sea escrito el verso 44.

Ilustración por: Ilustradores Con Ayotzinapa.

Por: Damián Carmona Moreno @DimePizzeto

Damián es parte del equipo de comunicación en Wikipolítica Jalisco; estudiante de Sociología en la Universidad de Guadalajara (UDG); lector y cinéfilo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Wikipolítica’s story.