Un bucle muy español

Es una fiesta, hay mucha gente, o por lo menos la gente se porta como si hubiera mucha gente, chocándose unas a las otras mientras bailan sin tener conciencia de las personas alrededor.

La música pide energía, las conversaciones son cada vez más altas, llegando a competir con la música. Tomas más alcohol, no importa qué es, pero sigues tomando y compartes con toda la gente. La gente hace turnos para irse al baño y volver a la pista con más energía.

La energía es alta, cada vez más alta y las conversaciones son casi monólogos. Es el momento. Vas al baño, te quedas en la cola, tienes necesidad extrema de hacer pis — hace 1h que estás enborrachandose y la vejiga ya no soporta.

Finalmente tu vez, entras contento aunque el baño esté cargado de todos los actos inmorales de esta noche. Obviamente coges la oportunidad para utilizar un poco de ella, la C, la droga más común de España, la droga de los egos y monólogos, la droga de la energía instantánea. La gente impaciente grita para que salgas "porque hay más gente que necesita usar el baño, coño!". La energía sigue alta, aunque no parezca ser la más positiva. Usas la C, y sales del baño limpiando la nariz. Mira al espejo y te ves bien.

"Wow, luces, gente guapa y yo más". Vuelves a bailar y conversar sobre ti mismo a alguien que poco te hace caso mientras habla de uno mismo también.

Te acuerdas que tu vejiga duele y que necesitas hacer pis. No lo has hecho, la C gana la prioridad cada vez.

Y así sigues la fiesta, energía y dolor en altos niveles. Baño, cola, pista. Baño, cola, pista. Baño, cola, pista. Baño, cola, pista…

Un bucle muy español.

Fuente aquí.