Radiografía del bullying

Eva se sienta hasta adelante en la fila de en medio en el salón de clases, por aquello de que le cuesta un poco de trabajo ver. Tiene miopía en ambos ojos. Es bajita, viste un poco aniñada a sus 15 años y usa unas gafas de pasta gruesa. Sin embargo, es el tercer par que “pierde” misteriosamente en el año. Sus papás le han comprado el modelo más económico a forma de castigo, pensando que es distraída y que sus malas notas se deben en gran medida a esto. Lo que ellos no saben es que a Eva le llaman la cuatro ojos, la topo o la retrasada con aquello que tartamudea un poco, entre otros tantos apodos.

Es hora del receso. El grupo se dirige a la cafetería. A Eva le han regalado un celular nuevo por su cumpleaños. Cynthia y sus tres amigas cierran el paso a Eva, mientras todos los demás están en la planta baja. Rompen sus gafas, le quitan el teléfono y juegan al gato con ella. Mientras Eva trata de recuperar su celular, le jalan el pelo, la zapean, se mofan de ella, al final Cynthia le propina un fuerte puntapié en la espalda. Eva ya no se levanta. Eva ya no siente las piernas.

Víctimas y victimarios

El bullying es producto de una relación de personas con igual jerarquía que comparten un entorno, siendo más propicios el escolar y el laboral, y que al mostrar características de personalidad contrarias, la personalidad “fuerte” tiende a establecer una relación de dominio sobre la “débil” produciéndose abuso físico y/o psicológico. Esta relación puede durar semanas, meses e incluso años.

Por una parte se encuentra el bully, en cuya conducta suele haber un cierto patrón: excesiva confianza y autoestima, necesidad de dominación y control, y una alta tendencia al psicoticismo, siendo este último su rasgo distintivo. Físicamente suele ser una persona con un mayor desarrollo físico o agraciado, aunque eso no constituye una generalidad.

En contrapartida, la víctima suele ser una persona tímida, auto controlada, sumisa y con baja autoestima. Por lo general, tiende a ser físicamente débil o incluso una discapacidad que le hace sentir avergonzado y vulnerable.

Otro actor, que no participa activamente dentro de la agresión pero que, sin embargo, forma parte del entorno social donde se lleva a cabo es el observador. Éste presencia pasivamente el maltrato que el bully propina a la víctima, sin dar a conocer la situación a una persona de autoridad y siguiendo el juego del agresor por miedo de convertirse en víctima también.

El bullying en nuestro país

En México, el panorama de este fenómeno no es alentador. El grado de violencia física del bullying en nuestro país es mucho más alto que en el resto de Latinoamérica, donde las agresiones tienden a ser principalmente psicológicas. Las estadísticas muestran que la tendencia conductual de los implicados en este fenómeno es la siguiente:

  • Un gran porcentaje de agresores se convierten en delincuentes, tienen bajas oportunidades de ocupación laboral y se vuelven posibles agresores intrafamiliares en edades adultas.
  • El suicidio es una de las mayores causas de muerte en menores, y el bullying es la principal causa de suicidio.
  • México es el primer lugar a nivel internacional en casos reportados, con Ciudad de México, Nuevo León y Jalisco como los estados que están a la cabeza a nivel nacional, de acuerdo por un estudio publicado por un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
  • En el caso de las víctimas, los trastornos derivados de la agresión constante pueden ocasionarles problemas sociales y emocionales de por vida. Algunos de estos problemas comienzan con el fracaso escolar y se trasladan a un sentimiento de inferioridad y fracaso o menor oportunidad laboral en la edad adulta.

La mediatización de algunos casos fue un aliciente para que las autoridades decidieran tomar cartas en el asunto e incrementaran los esfuerzos por erradicar el bullying en las escuelas. Un fenómeno curioso es que los estados con mayor incidencia no son precisamente los de mayor rezago educativo, sino lo contrario.

Los esfuerzos por combatir el bullying

Sin duda, el tema se ha vuelto de importancia de primer grado a nivel nacional debido a la cantidad y gravedad de los casos registrados, tan sólo en los últimos tres años se han reportado casos como los siguientes:

1.- Cortan prepucio a niño: La Fiscalía General del Estado de Jalisco indagó la agresión contra un menor de seis años de edad, quien fue lacerado en su zona genital por otros tres infantes en una primaria ubicada en el barrio de El Retiro, en Guadalajara.

La madre del menor, vecina del oriente de la ciudad, señaló ante el Ministerio Público que los atacantes estudian en la Escuela Urbana 66 Miguel Hidalgo, según consta en el acta C/7567/2013, emitida en la agencia 10 del Ministerio Público para la Atención de Menores y Delitos Sexuales.

El menor agredido señaló que el ataque ocurrió en los baños de la escuela y con una tijeras le causaron la lesión en la zona genital. Dos de los niños veían que nadie se acercara al sanitario mientras que el tercero cometía el atentado. Destaca el parte de lesiones que sufrió la laceración de una parte del prepucio y que incluso los atacantes amenazaron al niño con causarle más daño si los acusaba con sus familiares.

2.- Muere en Tamaulipas por un “columpio”: El estudiante de primer año de secundaria, Héctor Alejandro Méndez Ramírez, quien el pasado 14 de mayo sufrió de bullying por parte de sus compañeros, murió este martes luego de sufrir traumatismo craneoencefálico.

La madre de la víctima, Rebeca Ramírez Rojas, explicó que el pasado 14 de mayo, su hijo fue sometido por cuatro alumnos y le hicieron el llamado “columpio”, que consiste en tomar de las extremidades a una persona y lanzarlo, en este caso contra la pared, y después dejarlo caer al piso. Sufrió muerte cerebral y finalmente su corazón dejó de latir.

3.- Bullying contra hijo de narco: los cuerpos de Luis Antonio Ortiz Guerra y Andrés Barba Olivas, de 15 años, fueron encontrados muertos en una finca en Jalisco. La muerte fue el castigo que recibieron por haberse burlado y maltratado al hijo de José Ángel Carrasco Coronel, “el Changel”, preso en la Ciudad de México por narcotráfico, de acuerdo con el testimonio de un joven detenido que habría engañado a las víctimas para llevarlos hasta el lugar donde fueron asesinados y enterrados. El “gancho” los había invitado a pertenecer a un grupo delictivo, pero todo fue mentira.

4.- Muere por una “bolita”: Un niño de 13 años falleció después de ser agredido por sus compañeros quienes le hicieron “bolita” en Tampoco, Tamaulipas. El menor no dijo nada a sus padres hasta que ya no soportó el dolor en el pecho y un codo, que estaba fracturado, según el diario Hoy Tampico.

El menor cursaba el primer grado en la Secundaria Federal Número 5. Jonathan estuvo cinco días sin informar lo sucedido, pero finalmente ingresó al Hospital General de Tampico Doctor Carlos Canseco, donde falleció “al sufrir una insuficiencia respiratoria por problemas de salud en un pulmón”.

A pesar del deceso, autoridades de la secundaria informaron que existan esas agresiones; mientras que el director de la escuela, Jorge Morales, negó los hechos al diario tampiqueño.

5.- Muere en clase: De acuerdo con el diario Vanguardia, Carlos Javier Aguilar Ortiz, de 16 años, murió asfixiado en su salón de clases luego de que sufrió una “bolita”. Los hechos ocurrieron en el plantel 4 del Colegio de Bachilleres del Estado de Morelos. Según la abogada de la familia, la víctima murió de forma violenta, provocada por asfixia por compresión abdominal.

Según la Procuraduría estatal, una maestra del plantel dijo que Carlos murió cuando se encontraba en clase, decir de pedir ayuda porque se sentía mal. El cuerpo fue hallado dentro del aula 202 del Colegio de Bachilleres.

(Fuente: Publimetro)

La realidad virtual como método para tratar el bullying: su potencial

Para poder erradicar este problema, es necesario la utilización de métodos y herramientas que, por un lado, logren un acercamiento con los jóvenes, y por otro, sean efectivos.

Bajo esta perspectiva, las tecnologías inmersivas constituyen una herramienta útil en la creación de entrenamientos que generen cambios positivos de comportamiento.

Un caso de éxito podemos encontrarlo precisamente en YELTIC, ya que estamos conscientes que la realidad virtual supone una solución con capacidad para enfrentar el acoso escolar.

Pensemos, por ejemplo, que nuestro Programa de Armonía Escolar con la tecnología VR es capaz de mejorar las habilidades en estudiantes para enfrentar una situación de esta naturaleza, además de generar empatía, conciencia e intención de cambio.

La herramienta también permite generar analíticos que ofrezcan perfiles sobre los usuarios o un panorama estadístico más profundo del que se tiene actualmente sobre el tema, así como facilidades de distribución por medio de sesiones presenciales o remotas.

Nuestro Programa de Armonía Escolar se sustenta en el programa “Construye T” de la SEP con el fin de desarrollar habilidades socioemocionales positivas.

Otro ejemplo de éxito se encuentra en España, donde se ha creado una campaña antibullying denominada “Ni paso ni me paso”. La campaña utiliza video en 360 grados con la finalidad de que los estudiantes se pongan en la piel de una niña que sufre acoso por parte de sus compañeros de clase.

Al final, por medio de la empatía, se pretende generar un cambio de actitud al respecto, ya que el objetivo del proyecto es que los niños empaticen con la víctima y no con el acosador.

Te invitamos a ver el video 360º de la campaña “Ni paso ni me paso”

Al final, la meta que todos buscamos es clara: queremos reducir los índices de acoso escolar y transformar a la comunidad escolar en la búsqueda de integración, tolerancia y paz entre sus integrantes.

Visita nuestro sitio web www.yeltic.com para conocer más acerca de nuestros proyectos