Oxford defiende el uso de Ze como pronombre transgénero

Los estudiantes de la Universidad de Oxford han decidido que, a partir de ahora, en el campus se usará el pronombre ze. Esta palabra sustituirá a él y ella (he y she en inglés). Es una medida que busca que el lenguaje no deje fuera a las personas transgénero.

Según una circular repartida por diferentes asociaciones, los estudiantes esperan que esta iniciativa no se quede solo en algo testimonial. Por ello han solicitado a las autoridades académicas que incorporen como falta grave en el código de conducta de la universidad hacer uso de los pronombres él y ella con intención de ofender. Con el tiempo, los estudiantes esperan también que este uso sea extendido a trabajos académicos, conferencias y otras actividades de la universidad.

No es la primera vez que una iniciativa de estas características se pone en marcha en un campus. En Tennessee, los estudiantes decidieron que el pronombre que debía usarse era xe. Por su parte, asociaciones educativas anglosajonas aconsejan zie para que los profesores se dirijan a los alumnos transgénero.

Cambridge, el rival tradicional de Oxford, está estudiando seguir esas mismas políticas sobre lenguaje de género. Algo que puede resultar llamativo pero que no es nuevo. Hace unas décadas se cambiaron los pronombres Miss y Mrs por el genérico Ms, que no hace referencia alguna al estado civil de la persona a la que se refieren.

En declaraciones al Sunday Times, los representantes de los estudiantes hacían incluso referencia al uso gramatical de este nuevo pronombre ze. Según ellos, his/her sería ahora zir, y his/hers pasaría a ser zirs. El reflexivo himself/herself deberá ser zirself.

El activista LGTB Peter Tatchell ha negado al diario The Independent que estas propuestas respondan a un caso de mera corrección política. Para él son en realidad muestras de respeto hacia las personas que no se sienten ni hombres ni mujeres.

A principios de 2016, la Comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Nueva York ya publicó una guía que regulaba el comportamiento de sus funcionarios para con personas transgénero. Una de las medidas que se incluían era el uso del pronombre ze.

Según la Comisión, la guía quería hacer que «los empleados comprendan que la ley garantiza que cualquier persona transgénero de Nueva York será tratada con el respeto y la dignidad que merece». Para el caso de que alguno de los trabajadores persistiera en utilizar los pronombres he/she y además lo hiciera con ánimo de ofender, la Comisión estableció sanciones de hasta 250.000 dólares.

En esta misma línea, la Administración de Barack Obama envió una circular a las escuelas de Estados Unidos. En ella instaba a la dirección a permitir a los estudiantes transgénero a que utilizasen el servicio que más se ajustase a sus identidades de género.

«No hay espacio en nuestras escuelas para la discriminación de ningún tipo, incluyendo aquella que se ejerce contra los estudiantes transgénero por causa de su sexo», afirmó la Fiscal General de los Estados Unidos Loretta Lynch. Habrá que esperar si el nuevo Fiscal General de la Administración Trump es de la misma opinión.