El Poder detrás de la Bicicleta

Mucho se ha dicho acerca de los beneficios de la bicicleta para mitigar el cambio climático y todo lo que él conlleva, por lo que este artículo estará enfocado en la actualidad de datos que refuercen esta concepción, con la intención de promover aún más la innovación en tecnologías y modelos de negocios, permitiendo que, no solo sea un vehículo físico, sino también una manera de transportar a la sociedad a cambios importantes en sus hábitos por convicción, más allá de las obvias virtudes que por naturaleza tiene esta invención.

“LOS MOVIMIENTOS DE IMPORTANTE IMPACTO AMBIENTAL Y SOCIAL DEBEN ESTAR IMPULSADOS POR LA CONVICCIÓN”

En los últimos 10 años hemos experimentado una revolución mundial en el tema de las bicicletas. El primer gran cambio fue el de la masificación de las bicicletas eléctricas, así como muchas otras modificaciones enfocadas tanto en la practicidad, como las bicicletas plegables, como en los materiales ambientalmente amigables, como es el caso de la bicicleta de cartón o la de bambú. Lo cierto es que hasta las grandes potencias han visto en la bicicleta un poderoso argumento para innovar.

Dentro de esta revolución en dos ruedas, Latinoamérica ha desempeñado un papel preponderante en cuando a desarrollos vinculados a la bicicleta, y no es porque cualquiera lo conciba así, en un artículo del Banco Mundial del 2015 titulado “El pedaleo gana espacio en las calles latinoamericanas”, en su primera línea afirma que “…Los latinoamericanos estamos cada vez más enamorados de nuestras bicicletas”, lo cual es evidente.

Más de 450 millones de personas en Latinoamérica conviven con el tráfico de vehículos y motos, así como con las emisiones de CO2, siendo estos dos medios los cuales producen el 70% del total de emisiones.

La fórmula parece muy sencilla: Más bicicletas igual a menos parque automotor, sin embargo, no es tan simple como parece. Si bien es cierto que en América Latina hay más de 12.000 bicicletas públicas, no solo proporcionar el elemento es la clave para nuestra meta principal que es: “ZERO Emisiones de CO2”.

Si tomamos como referencia a Colombia, hace alrededor de tan solo 2 años se realizó en dicho país un Foro Urbano Mundial, en éste se estudió una Estrategia Integral para el Uso de Bicicletas en América Latina. En un documento emitido, aseveran que de los temas prioritarios, las acciones o esfuerzos deben estar enfocados a la institucionalidad, Infraestructura y Conectividad Urbana, Salud y seguridad vial, entre otros. Esto como resultado de una encuesta electrónica con selección múltiple de respuestas, llevado a cabo en el primer bloque del evento.

En este mismo documento, se resalta que la educación, la cultura y el respeto serían los mayores obstáculos para que se incremente este medio de transporte como uso cotidiano. Más educación, será clave para potenciar cualquier iniciativa en este sentido.

“EDUCACIÓN, CULTURA Y RESPETO”

Este tema tiene una estrecha vinculación, no solo con los hábitos de movilidad, sino con los hábitos de alimentación de la población.

En un artículo publicado en Octubre del 2015 por la Secretaría de la Embajada de Ciclismo de Dinamarca, denominado “Our daily bike rides benefit the climate immensely” (En español: Nuestros paseos diarios en bicicleta benefician inmensamente al ambiente), se establece una conexión directa entre lo que comemos y la generación de CO2 por la actividad de pedalear. Los ciclistas usan su cuerpo y músculos más que en los sistemas automotores, por lo tanto, comen más que quienes manejan un auto; como consecuencia de este mayor consumo de comida, se verá incrementada de forma directa e indirecta la emisión de CO2.

A pesar de que el consumo, en cantidad de comida, podría ser mayor en quien pedalea, también es cierto que, por la naturaleza del ejercicio, la tendencia será a que la alimentación sea de calidad y, en cualquier caso, la emisión de CO2 por utilizar una bicicleta siempre será mucho menor a la utilizada por vehículos impulsados por combustibles fósiles.

Es posible crear un ciclo que maximice la calidad de vida y que redunde en mayores beneficios económicos para todos; este ciclo debe estar compuesto por la divulgación de planes nutricionales, que incluyan el uso de la bicicleta como pieza clave para lograr el bienestar corporal y mental. Una mejor aptitud física por medio de una alimentación sana, llevará a elevar la frecuencia de uso de la bicicleta, lo cual impactará de forma positiva las actividades laborales y familiares, que harán atractivo mantener ese estilo de vida sana.

Indudablemente la bicicleta nos da el poder de reducir el impacto de emisiones de CO2 de manera radical. La tendencia a la práctica del ciclismo como medio de transporte y todos los proyectos que involucren o apoyen esta actividad, estarán creando el ambiente propicio para ir “liberando de Emisiones las Zonas por donde se transite, así como también las zonas de concentración de población, tanto residenciales como comerciales”

“EL IMPULSO DEL USO DE UN MEDIO DE TRANSPORTE COMO LA BICICLETA DE FORMA MASIVA, AYUDARÍA A CADA MIEMBRO DE LA COMUNIDAD A REDUCIR LAS EMISIONES DE CO2 Y CONSTRUIR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Y SUSTENTABLE”


Por Guillermo Tirado, Project Manager, Colaborador de ZEROCO2.


Consultas

Para cualquier consulta, les invitamos a contactar con nuestro equipo autorizado, únicamente a través de la siguiente dirección email:

zeroco2@re-imaginegroup.com


Comunidad Online.

Les invitamos a formar parte de nuestra comunidad online, donde podrá acceder a más información, noticias, publicaciones, oportunidades y podrá también Colaborar en la Difusión y Desarrollo del Proyecto ZEROCO2:

Twitter: www.twitter.com/zeroco2_

Linkedin: www.linkedin.com/company/zeroco2

Facebook: www.facebook.com/ZEROCO2PROJECTS/