Para ti.


Las cartas de amor se empiezan sin saber lo que se va a decir y se terminan sin saber lo que se ha dicho y aunque dudes de lo que sepas y te impresiones de lo que sientes, este es el momento donde te miro a los ojos, si, a los ojos que me mantienen esclavo de sus miradas llenas de sensualidad, que se mueven al compás de tus movimientos llenos de lujuria, que provocan en mi mente la sensación más intensa, un éxtasis que une el latido de tu sexo y mi corazón, el mismo corazón que se acelera al sentir que me dominas y me obliga a llevar mi mano a tu mentón, el cual elevo para mirarte, directamente a los ojos, solo con la intención de exponer tu cuello, víctima de mi, que entre besos y caricias, recibe mi mano, que lo agarra con fuerza, llevándote a donde amas estar, boca abajo, a mi merced. 
En mi mente haces estragos al imaginarte, verte así, me haces sentir sensaciones nuevas, como alguien puede hacerme querer escuchar sus gemidos y al mismo tiempo provoca en mi deseos de llenarle de caricias desde sus labios, hasta sus antebrazos pero caería siempre en su espalda, todos estos pensamientos devoran mi mente mientras te veo entre mis ojos cerrados, siento que tu eres la sorpresa que espere, un gran quizá que desequilibra todo mi sistema, bajo todo un marco de perfección ahí estas tú, haciendo de mi un ser que desconozco, pues nunca había querido ver la luna y estrellas hasta que te conocí pues aunque no te vea, estés donde estés, ya sea aquí o allá, compartiendo una cena de mariscos con otro o acostada imaginandome abrazando tu almohada, al salir solo estamos tú y yo, viendo la misma luna que nos une y nos separa, pero que te trae a mi mente y me provoca el mejor de los placeres pues tu imagen en mi mente no podría darme menos que eso, suspiros y deseos de tomarte entre mis brazos, oler tu cabello, sentir la delicadeza de tus labios, sentirte a ti, para poder hacerte sentir este mar de deseo que me consume, la guerra que me hace querer huir, pelear y amar. Desaparecer de ti mientras te llevo conmigo, mientras me pregunto por que es el amor lo contrario a la guerra si es una guerra en si que me hace batallar entre el deseo de verte y que me veas, olvidar todo lo demás y llegar a la increíble sensación de quererte, donde nos unimos, no sólo en un beso, sino en el alma, donde vamos a un paso del infinito, a nuestro lugar en el universo, pues lo que sentimos es lo que marca el inicio y fin de ese paso, pues ahí estamos, siendo lo que sentimos, el infinito.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Daniel “Zeta” Aldana’s story.