Y por fin la última hoja…

Y por fin cae la última hoja del calendario del 2014, ése año pródigo en políticos corruptos, pérdida de derechos sociales, terrorismo y un sinfín de tragedias individuales, nacionales e internacionales que no voy a enumerar.

Seamos francos, ha sido una mierda de año. Pero también ha habido alguna que otra cosa buena en él, ¿verdad? Y sobre todo lo mejor es que se ha acabado, que a partir de esta noche hay 365 días nuevos para seguir luchando o para empezar de cero.

Así que desde aquí David Bastos y yo os deseamos un Feliz 2015, donde esperamos que no os falten salud y alegrías. Y si por el camino queréis que os cuenten alguna historia, en eso seguro que os podemos echar una mano.