Professor Layton vs Phoenix Wright

Los juegos de Phoenix Wright y de Layton siempre me han dado miedo. Principalmente porque nunca me vi capaz de jugarlos. Me parecían muy complicados y tediosos y ambigüos para que una torpe como yo pudiera pasárselos y disfrutarlos, ya de paso. 
Y por esa razón nunca toqué (aunque tuve oportunidad) ninguno de los juegos de ninguna de ambas sagas. Y esto continuó así hasta hace una semana y media que me tiraron a la cara una 3DS y este Professor Layton vs Phoenix Wright que me jugué, pese a tener algo de reticencia por lo que he comentado anteriormente. 
La sensación general es que me gustó. Bastante. Lo disfruté aunque no creí que fuera a hacerlo y fui capaz de jugarlo sin apenas ayuda (me echaron una mano en algún momento crítico en el que mi credibilidad estaba en juego y no quería arriesgar) En particular diré que la historia pese a ser interesante y enganchar tiene un final bastante meh.

El juego transcurre en un mundo de aire medieval llamado Laberinthya en el que existe la magia y las brujas y empiezan a suceder cosas extrañas. El rato que investigas con Layton resuelves los puzzles escondidos o que los pueblerinos te piden y consigues monedas que luego te servirán para conseguir pistas tanto en juicios como en los propios puzzles. Quizá lo más complicado (por lo tedioso que es más que nada) es el rato que te toca con Wright, ya que todo el proceso del interrogatorio y el juicio como tal son absurdos hasta decir basta (y mi vena de jurista se revuelve cada vez que ve incongruencias en el juego con el mundo real en los juzgados) Cuando llevas ya unas 20 horas de juego empieza lo que diría que es el punto álgido de la historia. Todo se enrevesa, salen nuevos testigos, nuevos testimonios y te entra como angustia y ansiedad y prisa por saber de una vez por todas de qué va toda la puta pantomima del pueblo ese. Te saca de quicio el juez, te sacan de quicio los testigos, te sacan de quicio los inquisidores… 
El plot final está bastante bien pensado, causa impacto y es algo que ni de lejos te esperas pero no deja de producirte una sensación de desasosiego, desilusión y “meh” por lo plano que es y lo poco… ¿realistas? que son las reacciones finales, lo que contrasta mucho con el juego en general, ya que todos los personajes (a excepción de Layton) son bastante expresivos y sus reacciones concuerdan muy bien con la situación y demás.

En sí la dinámica del juego me pareció muy acertada. Tienes hora y pico de puzzles con Layton y luego hora y pico de juicio con Wright, lo cual hace que el juego sea más fluido y menos tedioso y disfrutes de ambas cosas sin cansarte demasiado. Por otra parte el diseño de los personajes es muy acertado y visualmente es muy agradable. 
Ni qué decir que puntos extra a la música y ambientación general de todo el juego en sí. No tengo duda alguna de que no sería lo mismo y no se disfrutaría igual si la banda sonora no fuera tan genial ni tan perfecta como lo es.

Sinceramente, creo que si te ha pasado como a mí y has tenido algo de reticencia a ese tipo de juegos por cualquier razón, ésta es una muy buena forma de iniciarse en ambas sagas, tanto en Layton como en Ace Attorney, ya que te acercan a ambas experiencias y puedes llegar a disfrutarlos mejor y más completamente.

¿Mis cosas favoritas? El diseño de los personajes, estéticamente, sobre todo de la Inquisidora Diana y del Narrador. 
La expresividad de Luke que es quien realmente da soporte a Layton e impide que te centres en lo plano que es éste como personaje. 
La expresividad de Wright (me he sentido identificada muchas veces con sus pensamientos internos y sus caras de sufrimiento — sobre todo en práctica jurídica) 
La música y las pequeñas cinemáticas.

¿Lo que menos me ha gustado? Maya. 
La detesto a niveles estratosféricos. Casi tanto como a la protagonista, Aria.