Olor a lluvia

El olor de la lluvia, me recuerda mi infancia. Cuando trepaba a los árboles en busca de una fruta, cuando creaba castillos con arena y jugaba con muñecas.

El olor de la lluvia me recuerda mi adolescencia. Lo que sentí cuando di mi primer beso; emoción, alegría y gozo. Cuando lloré por mi primer amor, cuando me rebelé a mis padres porque pensaba que estaban en contra de mí.

El olor de la lluvia inmortaliza la tristeza y la nostalgia. Me hace flotar a los recuerdos, malos o buenos que siguen siendo parte de mí.

El olor de la lluvia me hace nadar hacia el pasado, cuando pasaba el rato con mis amigos más preciados, haciendo nada y hablando de todo.

El olor a lluvia me recuerda mi primera fiesta sin supervisión, mi primera resaca, mi primer paso al mundo adulto.

El olor a lluvia me transporta al futuro, donde compartiré con mis hijos quizás con mis nietos, donde la felicidad llenará nuestras vidas, donde pasaré por lo mismo que mis padres mientras veo las gotas caer.

Pero sobre todo, ese olor tan peculiar, lo asemejo con… lluvia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.