Los sesgos no son buenos. Son convenientes, son alarmantes, son graciosos, pero no son buenos si no se manejan conscientemente, como conducir o comer alimentos con sabor.

Esta introducción me vale para hoy y para muchos de los temas que trato en mis blogs personales, sobre todo en Martinelízate, pero esta vez la he escrito antes incluso de fundamentar mi opinión por lo mucho, mucho que olía a sesgo el tema que me ocupa en esta ocasión: la adicción al móvil. Concretamente a raíz de uno de los Salvados dedicado a este tema, “Conectados”.

No es un programa que suela…


Ayer se me ocurrió compartir una especie de paralelismo que he encontrado entre dos industrias a priori bastante distintas: la del smartphone y la de la producción animal. ¿Cómo las he relacionado? Por el descenso de la calidad en el producto final en relación a la exigencia de no retrasarse en la agenda.

En producción animal lo que hemos visto con el tiempo ha sido una consideración cada vez mayor de los animales como herramienta u objeto con el fin de obtener el producto final de manera más sencilla y barata, sacrificando (o diversificando) ciertos aspectos relacionados con la…


Hace dos años y dos meses que me gano la vida escribiendo en un medio sobre tecnología, el 60% o así sobre móviles, y con esta breve experiencia ya me ha dado para darme de bruces con ciertos falsos mitos que parece que se enquisten en el ADN de usuarios que tienen a bien comentar nuestros textos, heredándose y contagiándose, porque perduran desde hace años. De hecho, hasta la palabra blogger ya tiene toneladas de connotación negativa en sí, cuando no hay otra palabra para describir lo que hacemos (no al menos tan específica).

Los mitos siempre tienen fácil nacimiento…


En esta ocasión tenía dudas de si venir aquí, mi rincón más tecnológico, a satisfacer mi tecladorrea o abrir Martinelízate, donde tiene cabida todo por ser mi pozo personal de pensamientos transcritos, porque la cosa está a caballo entre ambos planteamientos. Y evidentemente al final la balanza se inclinó por Medium.

Desde hace semanas me he dado cuenta de cómo ha cambiado mi uso de las redes sociales (o, mejor dicho, apps sociales) con los años, de cómo han ido evolucionando éstas desde que empezaron a extenderse (y las que han ido naciendo) y de en qué grado están asentadas…


Si estás leyendo esto es por accidente o porque sabes que aquí me ciño a temas más bien tecnológicos. Aunque, así entre tú y yo, esto no es (ni aspira a ser) una publicación de referencia ni mucho menos, sino un cúmulo de vocablos con toda su intención de conformar aseveraciones puramente subjetivas.

Dicho esto, hoy me paso por aquí porque, tras unos cientos de palabras en la semana del MWC 2016, la verdad es que me he quedado con las ganas de hablar de lo mainstream, pero no a nivel personal como ya hice hace unos días, sino en…


Siempre me he reído del sentido arácnido de Spiderman (y de Toby Maguire), pero la verdad es que cuando te dedicas a algo (y te gusta) al final desarrollas cierta intuición (sin que te piquen bichos ni nada). Una sensación que te vale sólo de cráneo para dentro, pero eso es ya suficiente para saber qué objetivo plantearte, qué retos, qué presas. Y en mi caso me pasa con los teléfonos móviles, y cada dos por tres se me pone en el punto de mira un terminal cuyo “análisis” sé que disfrutaré, bien por especificaciones o bien por el desafío…


En su presentación ya me llamó poderosamente la atención, algo que tampoco es de extrañar mucho si tienes alma de zorrón tecnológico y eres de capricho fácil. Y además en este caso había que añadir el componente de la curiosidad, de la tentación: aún no había podido hincar el diente a ninguno de esos trastos chinos selectos de los que tan bien hablan quienes los prueban (y los conservan). Así que tras un ofertón y la ayuda excepcional de ciertos colaboradores calienta-clicks finalmente decidí comprar un Mi Pad 2 y probar suerte con MIUI en formato tablet.


Puede que ya lo sepáis, pero me gusta reír. Me encanta. Disfruto tanto que a veces creo que sufro de adicción, porque procuro practicarlo frecuentemente. Y me río de mí, constantemente y sin problemas, aunque reconozco que soy de burla fácil y que la mofa al prójimo me tienta. Es una virtud con la que se nace y que se perfecciona cuando tienes un hermano mayor, y que tras cierto periodo de latencia gracias a Twitter está floreciendo en el interior de mi ser cual capullo en un rosal. Porque Twitter, donde también hay capullos, es un megáfono gratuito y…


Os miento. Os miento continuamente, y me gusta.

Os digo que soy chica Nexus, y no compré el Nexus 6. Porque no lo tuve durante unos días, lo sufrí.

Os digo que soy chica Nexus, y tengo un iPhone. Eh, la competencia directa.

Pero os lo digo por que lo fui. Lo fui tanto que me dura, que tengo resaca. Yo fui chica Nexus 5, el mediocre, el obstinado, el suficiente. El punto de inflexión.

La pregunta viene ahora: tras el evento de Google del otro día: ¿sigo siendo chica Nexus? Tomen asiento.

El no hype

¿Os acordáis de aquel iPhone 4 olvidado…


lo hemos vuelto a hacer

Un día me dijeron que la vida es una sucesión de eras, como una cadena en la que cada uno de esos eslabones representa una de estas eras ya cerradas a forja sin posibilidad a retomarlas o hacerlas más grandes. Al principio no lo creí así, porque en mi mar de la ignorancia aún flotaba algún iceberg de creencia en la eternidad de las cosas, pero resulta que sí, que las cosas se acaban y cambian. Que lo perenne es una falacia.

Curiosamente, gracias a esa persona conocí más a fondo el mundo de la tecnología y concretamente los productos…

Martinelli

Veterinaria, blogger e intrusa en general. Aquí están mis reflexiones puntuales sobre tecnología, para todo lo demás, Martinelízate.es.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store