El tándem: un deporte paralímpico que favorece la inclusión social de personas invidentes

Las personas invidentes están mejorando su calidad de vida a través del deporte, ya que de esta manera se sienten útiles en la sociedad.

¿Se ha imaginado alguna vez ir por una carretera en bicicleta solamente oyendo el tráfico?

Un ciclista invidente que vio en este deporte una oportunidad de vida.

Elkin Vargas perdió su visión hace quince años a causa de la Retinitis pigmentosa, una enfermedad ocular que provoca un daño irreversible a la retina. A él siempre le ha gustado el deporte, sin embargo, no había encontrado la oportunidad de empezar a practicar alguno debido a su discapacidad.

Pero hace dos años comenzó a practicar tándem en el velódromo ‘Primero de mayo’. Allí llegó porque Marco Tulio Ruiz, uno de los entrenadores de ciclistas paralímpicos, lo invitó a entrenar.

Hasta la fecha ha participado en los clasificatorios a los juegos que se van a correr en Cali e Ibagué en Noviembre de 2015. Esos prejuegos nacionales tuvieron dos fases: una parada nacional en Bucaramanga y otra en Ibagué. En la primera parada quedó de quinto lugar, y en la segunda ocupó el puesto séptimo.

Una de las cosas más difíciles para él ha sido el acoplamiento con el piloto, porque en la sincronía entre los dos esta el éxito en el deporte. Además afirma que el apoyo a los deportistas discapacitados no se está dando como debería ser, ya que no hay una ayuda económica por parte del gobierno.

“Es complejo porque es un deporte costoso: nosotros necesitamos de una bicicleta con unas características especificas para que nuestro rendimiento sea mejor, sin embargo, no podemos costear la bicicleta tándem adecuada para el entrenamiento y tenemos que utilizar una básica que hace que el trabajo sea más difícil”, dice.

Elkin, muchas veces no puede dedicarse al deporte completamente porque tiene que trabajar, así que si el gobierno los ayudara, podrían concentrarse únicamente en el deporte y adquirir un mejor nivel.

A pesar de los inconvenientes, él se siente satisfecho porque este deporte le ha permitido sentirse útil para la sociedad.

Eso de que la discapacidad es la muerte de los sueños es pura mentira.

Si tu cuerpo te limita, no dejes que tu mente también lo haga.

La actividad física, sea en forma recreativa o en la alta competencia, mejora la calidad de vida de las personas discapacitadas y favorece su inclusión social.

Por está razón, personas con discapacidades optan por practicar deportes que se adaptan a sus condiciones. Aquellos que han perdido la visión y les gusta el ciclismo eligen el tándem, que es una de las modalidades del ciclismo paralímpico.

El tándem consiste en el uso de una bicicleta provista de más de un asiento y de una pareja de pedales, para ser así movida por la acción de más de una persona; resultando ideal para la práctica del ciclismo por parte de las personas ciegas, ya que la conducción queda a cargo de un voluntario guía vidente.

El ciclismo en tándem es un deporte exigente, que requiere de mucha disciplina y entrenamiento continuo. Las personas invidentes que lo practican se ven beneficiadas porque gracias a la gran cantidad de horas de entrenamiento que comparten ambos ciclistas, se produce un gran beneficio afectivo, integrador y social por la práctica conjunta de los deportistas.

A todo ello hay que añadir que la utilización de este elemento mecánico facilita el mejor desenvolvimiento fisiológico, dado que el peso del cuerpo se traslada sobre el tándem y que por ello resulta menos traumático el ejercicio deportivo.

Una vez dominada la técnica (fundamentalmente el pedaleo y la posición sobre el tándem) el esfuerzo puede ser graduado voluntariamente, de tal manera que su práctica no represente peligro alguno de lesión por sobreexigencia.

También favorece el desarrollo armonioso de las funciones de los órganos y sistemas del cuerpo humano, y la mejora de todas sus cualidades motrices. Así que por sus particulares características, resulta muy completo y gratificante para todos aquellos deportistas ciegos que lo practican.

Los ojos de quién no ve


Los ojos de quien no ve

Alexander Vásquez es ciclista hace una década y hace tres años empezó a practicar tándem; de los cuales lleva un año siendo el piloto de Elkin Vargas.

Alexander Vásquez es ciclista hace una década y hace tres años empezó a practicar tándem; de los cuales lleva un año siendo el piloto de Elkin Vargas.

Se vinculó a este deporte porque un amigo suyo estaba reuniendo ciclistas para que ayudaran a personas invidentes y fueran sus guías en la bicicleta; así que a él le llamó la atención poder ser los ojos de esa persona que no podía ver.

Encargados de promover el tándem


Encargados de promover el tándem

El Instituto Nacional para ciegos, INCI, fue uno de los encargados de la realización de los primeros juegos paralímpicos, en los cuales se empezó a promover el tándem.

Sin embargo, en este momento el INCI no se encuentra encaminado a los deportes, sus servicios están orientados más hacia la asesoría y asistencia técnica en procesos de inclusión y atención integral de las personas con discapacidad visual, en los ámbitos educativo y sociocultural.

El ente gubernamental que actualmente está encargado de deportes como el tándem y los demás deportes paralímpicos es el Comité Paraolímpico Colombiano.

El gran éxito de los juegos paralímpicos ha demostrado que los atletas con discapacidad son iguales que cualquier otro atleta y son una guía para que otras personas con dicapacidad se sientan parte integral de la sociedad.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated María fernanda’s story.