Miss Perú: Exijamos más, merecemos más

En nuestro país, las mujeres estamos en crisis. Bueno, en verdad, todxs lo estamos porque la violencia machista nos afecta a todxs como sociedad. Estamos viviendo en un momento donde las noticias de feminicidios, violaciones y agresiones son el pan de cada día. Además, dudo que conozcan a una mujer que nunca haya sido acosada en el espacio público o privado. Todxs estamos indignadxs. Queremos que cambie esta fría y dura realidad.

Supongo que en eso estaban pensando los organizadores de #MissPerú cuando decidieron incluir estadísticas sobre violencia contra la mujer e imágenes de portadas que denuncia lo mismo. ¿Lo hicieron por marketing? ¿Por ratings? ¿Para mejorar su imagen? ¿Porque en verdad les importa que se está matando mujeres? Sólo ellxs lo sabrán. Lo que nosotrxs si sabemos es el impacto y la ola de halagos y críticas que ha generado. Aquí intento explicar porque muchas de nosotras no celebramos esta medida del certamen.

Primero, hay que reconocer el contexto de la situación. Miss Perú 2017. Un concurso que elige a su ganadora en base a su apariencia física y capacidad de responder preguntas en tiempo record. Donde todas las mujeres son casi idénticas: altas, delgadas, piel bronceada pero muy oscura, pelo largo, femeninas, acercándose lo más posible al estándar de belleza que vemos en los medios todos los días. Lima, Perú. La 5ta ciudad más peligrosa para las mujeres en el mundo. El tercer país con más violaciones sexuales en el mundo. El primero en Latinoamérica. Estas dos cosas están relacionadas, ambas son producto de una sociedad machista. La cosificación de la mujer es una forma de violencia que nace de una sociedad que solo nos valora por nuestros cuerpos y que piensa que pueden hacer lo que les da la gana con ello. Si quieres conocer más, te invito a googles “iceberg de la violencia” de Amnistía Internacional.

Ahora, algunos podrán pensar “pero las concursantes son mujeres trabajadoras, fuertes y tienen voz propia.” Claro, eso nadie lo niega, pero acaso ¿eso es celebrado en este tipo de certámenes? No. Si en verdad les importara su inteligencia y que opinan, les darían más que sólo algunos minutos para responder preguntas importantes como “¿Qué medidas deben tomarse para erradicar la violencia de género?” Si en verdad les importara quienes son ellas como personas, y no objetos, no las haría desfilar en bikini ni recitar sus medidas como parte de su presentación.

Algunos piensan “pero mira el alcance que tiene este programa y emisora. Por lo menos muchas personas han escuchado el estado grave en el que estamos como país.” Es cierto. Muchas personas ven estos programas porque de alguna manera lxs entretiene (eso también dice mucho en qué tipo de sociedad estamos viviendo). Y, es verdad, todas esas personas por fin escucharon las estadísticas que muchos medios y feministas han estado diciendo por años. ¿Pero no deberíamos exigirles más? ¿Tan desesperadas estamos para hablar sobre este tema que un concurso que nos violenta simbólicamente cada año menciona algunas estadísticas y nosotras les tiramos rosas? No, gracias. Merecemos más que eso.

Les pongo unos ejemplos: ¿por qué no eliminaron el desfile de bikini? ¿o incluyeron una amplia diversidad de belleza peruana? ¿o celebraron a esas mujeres por más de sus cuerpos, caras y carisma? ¿por qué no invitaron a una mujer para hablar sobre el tema más a fondo, usar su plataforma para alzar las voces de miles de mujeres que han estado luchando por décadas por los derechos de la mujeres? etc.

Si Latina.pe y Miss Perú en verdad les importara el bienestar de las mujeres peruanas y realizar un cambio potente en nuestra sociedad machista y violenta, hubieran utilizado ese tiempo que dedicó para emitir el certamen para algo más productivo que nombrar a otra reina de “belleza” (física, específica, occidental y que no representa la apariencia de la mayoría de peruanas).

Yo no le voy a tirar flores a un certamen porque por fin se dio cuenta que las mujeres peruanas estamos sufriendo en una situación crítica. Nosotras no decimos “nos están matando” o “#PerúPaísDeVioladores” porque nos gusta. Nos duele. Mucho. Nos deprime. Nos parte el alma pero lo gritamos porque es la verdad y no podemos ignorar lo que estamos viviendo.

¿Qué podemos hacer entonces? Lo que yo voy a hacer para ayudar a que nuestra sociedad cambie es exigirle más de quienes se nombran nuestros aliadxs. Les invito a ustedes también hacer lo mismo.

Exijamos más.

Merecemos más.