Negro:

“En estos días de cambio pienso en todos ustedes. Me encantan los cambios, no podría vivir una vida monótona, pero estos días de transición me hacen pensar. En estos días de cambios pienso en aquel cambio que separó nuestros caminos (al menos físicamente), en aquel tostado de jamón y queso con una birra en La Poesía, en aquellas lágrimas pensando en Roque. En tantos brindis con tantas variadas bebidas. En tantas peleas de tanto alcohol. En tantas peleas de tanto amor.

Esas risas fuertes que hacía que todos se dieran vuelta y quieran formar parte de la charla, parte del club. Esos apodos que varios copiaron pero nadie pudo igualar.

Si lo pienso racionalmente no sé qué nos une, no tenemos tanto en común, quizás sea eso. Quizás el complemento sea perfecto.

Aunque pará, hay algo que definitivamente tenemos en común y que admiro de vos: las ganas de revolucionar el mundo. Las ganas de no conformarse, de cambiar la realidad en la que vivimos, de cambiar la realidad en la que viven todos. Siempre que pienso en vos te veo como un gran CEO de algún futuro no muy lejano. Te veo el steve jobs de mi vida. Y no exagero. Sé que vas a triunfar. Y con triunfar no me refiero a tener plata, sabés que ese no es mi concepto del triunfo. Sé que vas a cumplir tu misión, para lo que crees y sabés que naciste, sé que vas a revolucionar el mundo a tu manera, desde tu rincón del mundo, con tan solo una computadora y todas tus ganas que tanto te caracterizan.

No pierdas las ganas, no pierdas la fe en vos. Olvidate de todo lo que quieras, menos de quien sos y para qué estás acá. Que Norberto no gane esta batalla. Tu tiempo es valioso, usalo para vos.

Acá voy a estar para aplaudirte cuando triunfes y para levantarte cuando la lluvia te haga resbalar. Cuando pienso en volver allá sos uno de los primeros que se me viene a la cabeza, y pensar en situaciones con vos me hace sonreir, la fantasía de tener esos desayunos en los que fantasiamos con 8 empresas y 10 emprendimientos virales. Sé que va a seguir pasando eso por muchísimo tiempo más, que nuestras energías juntas hacen sonreir a todo el mundo.

La vida te puso los puntos, que te sirva de trampolín.

Te quiero con toda la fuerza!”

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Marcelo Zapaia’s story.