El cielo se tornó de innumerables tonos azulados, sus colores te estremecían hasta los huesos
la brisa del otoño llenaba de oxígeno mis pulmones y purificaban mi alma
silencio, calma, paz
en mi cabeza resonaban un sinfín de melodías, sonidos alegres que me recordaban al timbre de su voz
su voz…
no había nada comparado a aquella voz

Luego de un sol ya escondido, la noche se hacía notar
y sólo una cosa era más linda que la noche — porque… que bellas son las estrellas, la luna y el cielo — pero ÉL
él sí que brillaba, más que cualquier astro del cielo, aún más que una colisión de estrellas
él sabía hacerse notar, sin dudas un halo de luz aparecía en su ausencia
él sí que brillaba…
él sí que brilla.
Ya no en mi cielo, pero sí en mi vida, y alguien con ese brillo demora años luz en volverse oscuridad
Like what you read? Give sofi rolon a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.