A los Outsiders

A veces, cuando me pasa algo interesante o raro, se lo explico a mi madre o a mi novia:

  • + Hoy mis amigos me han contado esto.
  • ─ ¿Qué amigos, los de la universidad?
  • + No, otros. No los conoces.

Pero es gracioso. Yo tampoco los conozco. A ver, sí. Los conozco, sé quienes son, como se llaman, de donde son, que les gusta… son mis amigos. Pero nunca los he visto en persona a la mayoría (a dos sí). Eso es lo sorprendente, que sin habernos conocido en persona, los considere mis amigos. Pero sin ningún tipo de duda, lo son.

Son seis, cifra arriba, cifra abajo. Lo digo porque a veces alguno desaparece un mes, el resto nos preocupamos, nos dice que está bien y se vuelve a ir. Nos conocimos más o menos en 2014 la mayoría, escribiendo para una página web que no voy a nombrar: el baloncesto y la NBA como nexo en común. Se creó un grupo de what’s app para una mejor gestión del contenido de la web y ahí empezó todo.

Nos amotinamos, nos fuimos de la web, creamos una propia… toda la historia ya la he explicado aquí. Pero lo más importante, el grupo de what’s app siguió. Y lo que era una excusa para hablar de baloncesto, se convirtió en un hervidero de conversaciones, debates, cultura y vida. Algunos salieron, otros nunca hablaron y el tiempo hizo filtro. A cambio, llegaron algunos nuevos. Como cuando se fue Figo y llegaron Overmars y Petit.

Y aquí estamos todos. Recuerdo la primera gran conversación del grupo, con la enfermedad de Tito Vilanova y cómo los medios estaban tratando el caso. Al final, ese es el otro punto de unión: todos somos periodistas (y un abogado, masajista, insider). Desde entonces, hemos hilado fino, con los medios y con los periodistas; como todos, tenemos nuestros gustos y nuestros menos favoritos. Sobre todo los menos favoritos.

La política es habitual. Las dudas sobre qué hacer con nuestra vida. La cultura, los viajes, el ocio… y claro, el baloncesto. Muy poco fútbol, un poco de Leo Messi y porque trasciende. Y eso filtra mucho. Tenemos gustos parecidos, que no similares, punto de vista semejante. Y nos asombra (y encanta) la capacidad del ser humano que tiene para ir a peor día tras día. Un saludo al PP y su gestión del referéndum, en ese aspecto.

Humor negro, nihilismo, mucho hate acumulado, Twitter y risas en lata o en botella. No es muy distinto de otros grupos de what’s app que tú, amigo lector, puedes tener. Pero este es mejor, evidentemente, porque tenemos a dos tipos de Bilbao. Y el resto, pues son buena gente, hasta el que nunca habla porque siempre está de viaje.

Imagino que algún día nos conoceremos en persona, así sea borrachos en una taberna de Boston, Toronto o Sydney con una pantalla de fondo poniendo esa final de los Celtics que nos dio el 19° anillo en el Staples. Ese es nuestro rollo. A mis amigos outsiders, Álvaro, Sergi, Alberto, Iñigo, Eric, Marn (y Pablo y Víctor). Solo os diré una cosa: #GoCeltics.