Desbaratado

Foto: The Unbearable Lightness of Being

Ahora extraño hasta tu olor.

Ese aroma que me nubla el juicio.

Fragancia del eterno deseo,

elegía del cabello despeinado

(desposeído, despojado, desbaratado).

Mantengo un recuerdo tuyo:

Desvestida y sinuosa.

Por siempre escondida bajo una sábana.

Rasguños en mi espalda.

Mordeduras en el cuello.

Todo es efímero, todo, — menos tu cuerpo — .

El olor que desprende y vive en mí,

la conjunción de tu cintura en mis manos

el tórrido y enfermo amor consumado, una y otra vez,

hasta que el cuerpo se vuelve sólo aroma

y el cansancio da luz a una verdad; la única:

No hay amor en el cuerpo,

sólo recuerdos y cicatrices,

mentiras y obviedades.

Idas y venidas, gritos y recovecos.

Dos figuras que se desconocen en un tiempo,

Desbaratadas, desarticuladas, desencantadas,

como castillos de arena que colapsan,

absorbidos en el eterno azul,

ahogados, como tu cuerpo sobre el mío.