Desconexión

Sólo quiero apagar mi mente un rato.

Fotografía por Alejandro Olivares

Desconectar mis pensamientos, detener mis elucubraciones, ponerle un alto a mis inquietudes e inseguridades.

Suspender todo tipo de análisis, desprenderme de cada idea recurrente, de palabras que una vez me dijeron y rostros que anteriormente representaban algo especial para mí.

Dejar de sobredimensionar tu ausencia y tu regreso.

Simplemente quedar en un estado de paz, alienado de todo lo que alguna vez me preocupó y las mil y un ideas que se me ocurrieron para salir librado de la mejor manera posible.

Acostarme a dormir sin repasar lo que hice en el día. No despertarme en la madrugada porque quizá olvidé algo en el trabajo.

Disfrutar de la lluvia sin temor a mojarme, sin preocuparme porque los zapatos se van a enlodar.

Renunciar a lo que no me gusta sin tener que pensar en lo que sigue.

Cortar lazos con lo que me hace daño sin hacer un análisis profundo y detallado sobre qué pasaría si en verdad me desligo de aquel vicio, aquella persona.

Sólo quiero apagar mi mente un rato.