Alfabetización Ecológica

Los principios de organización de las comunidades ecológicas logran reconectarse con el tejido de la vida, para construir y nutrirse, es en estos principios que las comunidades humanas deberiamos basarnos para vivir de forma sustentable, debemos ser “Eco-Alfabetizados.” A diferencia de nosotros, las comunidades ecológicas no poseen valores, pero lo que sí saben muy bien es cómo vivir de forma sustentable, algo de lo que nosotros carecemos enormemente. Únicamente pensamos en producir, producir y producir, sin tener presente que lo que nos hace falta es pensar hacía el futuro. Por el contrario, nos hemos dejado conquistar por un modelo capitalista, en el cual solo prima el individuo y las riquezas materiales, pero debemos ponernos a pensar si es posible que algún dia todo ese dinero pueda sustituir al agua, a la pureza del aire, al verde de las montañas, definitivamente ni toda la plata del mundo se compara con estas riquezas.

Los ecositemas o comunidades ecológicas se organizan como redes e interdependentes, es decir que existe una dependendcia mutua de todos los procesos vitales. Nosotros, como comunidades humanas debemos entender estas relaciones, es decir entender el tejido de la vida, debemos ser conscientes de las múltiples relaciones entre los miembros de nuestras comunidades. Esto quiere decir que debemos alejarnos de las relaciones lineales causa y efecto y tomar un modelo ciclico, en donde se reciclan continuamente los nutrientes y para lograr esto debemos iniciar por rediseñar fundamentalmente nuestros negocios y nuestra economía.

Ciclo de energía— Imagen tomada de: http://www.quimicaweb.net/grupo_trabajo_ccnn_2/tema12/

Si bien las comunidades ecológicas toman el sol como una fuente primara para llevar acabo todos sus procesos, nosotros como comunidades humanas no le hemos dado la importancia que realmente se merece al ser una energía renovable, económicamente eficaz y que no es nociva para el medio ambiente. “El describir a la energía solar como económicamente eficaz supone que se cuenten honestamente los costos de producción de energía. Éste no es el caso en la mayoría de las actuales economías de mercado. El así llamado mercado libre no proporciona la información apropiada a los consumidores, porque los costos sociales y medioambientales de producción no son parte de los modelos económicos actuales.” Como ya se dijo anteriormente, no pensamos en un desarrollo sustentable sino en uno que sea económicamente estable. El actual sistema económico produce muchas ganancias privadas que se hacen a un gran costo público en cuanto al deterioro del ambiente y de la calidad de vida y a costa de generaciones futuras.

Efectos del consumismo desesfrenado. Costos mediambientales — Imagen tomada de: http://www.taringa.net/posts/imagenes/8188524/Contaminacion-Ambiental-Petrolera.html

Para lograr una reforma fiscal ecológica se deben sacar del mercado a las tecnologías y modelos de consumo despilfarradores y dañinos. Debemos empezar a pensar diferente, de forma ecológica, de forma tal que no se piense en un bien individual, sino por el contrario en un bien común, en un modelo sustentable que nos favorezca a todos y no a los pocos que pretenden someter nuestro medio ambiente a un modelo de consumo que no nos dejará absolutamente nada en el futuro. Para lograr esto se debe generar una evolución conjunta, intercambios cíclicos de energía y recursos. La economía busca la competitividad, la expansión y la dominación. La ecología por el contrario busca la cooperación, la conservación y la asociación. Se puede decir entonces que lo que principalmente los diferencia es el hecho de la individualidad y la comunidad.

Las comunidades humanas poseen múltiples lazos y múltiples dinámicas, lo que nos hace falta es generar que sean cíclicos y no lineales. Es ahí donde está el principal problema, de nada nos sirve generar dinámicas y relaciones productivas, sociales o económicas, si únicamente van a ser relaciones causa y efecto. Deben de ser relaciones cíclicas para que de esta forma con el mismo resultado nos podamos nutrir para volver a generar el mismo proceso, deben ser relaciones sustentables. Pero esto aún no lo hemos entendido porque creemos que el hecho de producir sin medir las consecuencias está bien, siempre y cuando nos llene los bolsillos de dinero. Ya se nos está haciendo tarde y debemos y tenemos que generar un cambio en nuestro modelo económico, o por el contrario nos va a tocar terminar comiendo billetes y bañándonos en ellos, o bueno por lo menos a los pocos que nos dominan y piensan que se puede vivir de solo dinero y que las riquezas medio ambientales no valen nada.

¿Cuales son las riquezas que estamos desperdiciando realmente? — Imagen tomada de: http://neetescuela.com/impacto-ambiental-concepto-definicion-y-efectos/

“Entre más variables se mantienen fluctuando, más dinámico es el sistema; mayor es su flexibilidad; y también mayor es su habilidad para adaptarse a condiciones cambiantes.” Cuando una o más variables del sistema son llevadas a sus valores extremos se genera una tensión y una mayor rigidez en todo el sistema. Debe existir una flexibilidad y una variabilidad en el sistema para así generar un equilibrio dinámico en la resolución de alguna problemática. No debemos llevar a las variables a los extremos sino generar que los lazos y las relaciones conformen un sistema cíclico y sustentable, si lo hacemos así, entonces una perturbación original, generará una fluctuación alrededor de un lazo de retroalimentación, que a la larga trae de nuevo el equilibrio.

Es necesario reflejar una preocupación gigante por este tema. Estamos dejando que el modelo económico actual nos consuma completamente como seres humanos y nos someta a un sistema en el cual solo unos pocos son cada vez más y más ricos mientras los demás somos cada vez más y más pobres. Pero ese ‘cada vez más y más ricos’ es algo efímero, son cada vez más y más ricos porque cada día producen más y más billetes, a costa del resto de las personas y a costa del medio ambiente, pero finalmente eso los hace cada vez más pobres, y nosotros que estamos en el medio nos vemos igualmente afectados. Solo que nosotros al ser una mayoría podemos generar un cambio, podemos empezar a pensar ecológicamente y a ser eco-alfabetizados y no dejarnos conquistar por un sistema despilfarrador que a la larga no promete nada. Ni toda la plata del mundo podrá comprar ni resarcir el daño que le estamos haciendo a nuestro planeta tierra.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.