Si haces a todos artistas, nadie es artista

IF YOU MAKE EVERYTHING BOLD, NOTHINGIS BOLD. – Art Webb

PressPausePlay (2012) aborda la idea de que la tecnología, ahora accesible para todos, es algo particularmente fascinante para los artistas, pero lo realmente interesante del documental es cuando ponen la otra cara de la moneda ¿qué pasa cuando la herramienta se democratiza tanto que se crea un océano de basura?


¿Instagram? ¿Flickr? teléfonos con HD o incluso el costo de las cámaras, el software que ahora puede hacer lo que antes hacían músicos con toda una serie de cajas de ritmos.

Sin duda es genial, para muchos artistas, poder tener todo esto por un precio mucho menor, hasta ahí todo queda claro, ¿pero qué pasa cuando gente que no hace arte toma las mismas herramientas?

Como es de esperarse, aquí se suscita una discusión aún más interesante, incluso algunos pseudo artistas que van a reclamar a los comentarios del documental ¿y quienes son ustedes o los entrevistados para determinar quién es artista y quién no?

La idea principal del documental me parece muy clara, el verdadero artista, por principio, es una persona estudiosa, analítica, trabajadora, curiosa y con grandes capacidades para conectar ideas de formas innovadoras. Ahí tenemos un perfil, más allá de perdernos en una eterna discusión sobre qué es arte y qué no.

El problema con la democratización tecnológica es que, en aras de vender, le han fabricado la idea a la gente de que puede tener una cámara Holga con el click de un filtro en su iPhone. Aquí, más allá de que la densidad del film en una Holga sea de mucho mayor definición que la diminuta capacidad de captura de un iPhone, el verdadero problema radica en la mediocridad de generar algo con el menor esfuerzo, valga citar de nuevo, sin estudiar, analizar, trabajar y ni siquiera usar tu curiosidad para generar algo, si no innovador, al menos propio, lejos de la automatización de resultados a los cuales parece alinearse cada vez más gente (no artistas).

Ni siquiera hablamos de una tecnología sencilla al estilo Apple para hacerse a un lado y dejar que el artista se concentre en crear, sino en algo más grave mencionado en el documental, que los fans en un concierto lleguen a sentir que saben lo suficiente como para cuestionar, corregir y reemplazar incluso a su artista favorito solo por tener las mismas herramientas y medios para publicar, como lo citaba arriba IF YOU MAKE EVERYTHING BOLD, NOTHING IS BOLD. O el ejemplo mencionado de los bloggers que opinan todos qué debe y qué no debe hacerse o decirse sin ninguna formación de por medio que los respalde.

Dentro de este nuevo panorama, apunta también a un especie de Oscurantismo Digital o un declive tecnológico, que probablemente ya está comenzando. Si la red se llena de basura o si todos generamos contenido mediocre, el usuario se acostumbra, y ese es el verdadero peligro.

El artista actual, después de dar primero la bienvenida a la tecnología como un aliado, ahora confronta un medio saturado donde tendrá que buscar y rescatar, lejos de la perfección de la máquina, lo que genuinamente sea más humano. ★

Publicado originalmente en 2012 en un blog que no está más online.