El cuerpo para activar la memoria colectiva

La pregunta «¿Cuántos cuerpos tirados caben en la Plaza de las Tres Culturas?» apareció en mi lista de eventos cercanos en Facebook. ¿De qué se trataba? Revisé: era la convocatoria a participar en un taller impartido por Federico Martínez Montoya y Antonio Monroy, de Tlatelolco Central — una iniciativa del propio Antonio que busca «desarrollar dinámicas que activan la maqueta Tlatelolco 1:500 en colaboración con agentes invitados» — , para usar el cuerpo como herramienta de exploración para activar la memoria colectiva en ese espacio público en donde ocurrió uno de los episodios más cruentos de nuestra historia: la masacre de 1968.

Me inscribí. Desde hace un par de años tengo interés en indagar más la relación memoria colectiva-espacio público y también la de arte contemporáneo-violencia.

La cita fue este sábado 20 de agosto en la Central de Maquetas. Ahí nos pusieron en contexto: el taller era el resultado de una colaboración de Tlatelolco Central con la Sala de Arte Público Siqueiros y se dio en el marco de la exposición «Hoy también fue un día soleado», de Fernando Sánchez Castillo, centrada en los hechos del 2 de octubre del 68. Federico y Antonio plantearon los ejes a seguir en el taller: ubicar nuestros cuerpos en Tlatelolco [partimos de pensar en la escala humana a partir de una maqueta]; tener presente la idea del cuerpo de quienes estuvieron aquel día [nos mostraron escenas de la marcha, la llegada a la plaza, las detenciones], luego vendría usar nuestro cuerpo para evocar y representar algunos momentos [así recorrimos distintos puntos de la Plaza y del edificio Chihuahua], y, finalmente, trasladar la experiencia a algo concreto.

Al final intercambiamos ideas. Me sentí sacudida. No tengo prisa en aterrizar todo lo que me detonó esta experiencia. Lo cierto es que me trasladó a mi trabajo, mis coberturas. ¿Cómo piensa su cuerpo un periodista? ¿Por qué importa? ¿Cómo detenerse en esto [el espacio público, el cuerpo y la memoria colectiva] puede modificar la manera en que abordamos las historias?

En el taller fui participante y observadora e hice un registro del cual comparto una parte.

Antonio da detalles de Tlatelolco a partir de la maqueta Tlatelolco 1:500.
Federico explica escenas que seleccionaron sobre el 2 de octubre de 1968.
Representación.
¿Dónde se habrían podido esconder?, ¿cuántos en ese lugar?
Otra toma.
Al interior de un departamento. Federico lee un fragmento de un testimonio.
¿Cuántos cuerpos tirados caben en la Plaza de las Tres Culturas?
Lxs talleristas hicimos sellos pensando en nuestros cuerpos durante la representación.
Ponerlo en otra imagen.
Ideas abstractas en plastilina sobre qué y cómo impactó a nuestro cuerpo esta experiencia.