Yo y el otro

Nos pesa mucho amar a una persona real. Siempre es mejor en el ensueño, donde ese ser es exactamente lo que deseamos y necesitamos, donde es perfecto.

Porque el amor es una decepción tras otra. Estamos condenados a repetir nuestros pesares porque somos soledad.

Nada es como uno quisiera. Amar es resignación, es saber que lamerás heridas ajenas por la eternidad.

Amor no es otra cosa más que compadecer con otro.