Estaciones

Recuerdo el sonido que hacías cuando te quedabas dormida después de comer helado en el verano y las caminatas por el bosque, buscando donde tirarnos a escuchar el río mirando el cielo lleno de estrellas que nunca terminamos de contar.

Recuerdo las hojas amarillas que recogías en otoño, para guardarlos en un cuaderno viejo que tenías desde chica; los panes con palta después del colegio y quedarnos hasta tarde jugando super nintendo.

Recuerdo los monos de nieve que hacíamos en invierno y como celebrábamos cuando veíamos que todo se volvía blanco. Correr subiendo la colina una y otra vez para tirarnos en improvisados trineos de plástico, mientras los profesores gritaban que volviéramos a clases.

Recuerdo cuando te dije que me gustabas mucho a través de una carta, junto con flores del jardín de mi mamá que recién habían florecido esa primavera. Recuerdo el abrazo que me diste para despedirte y la promesa de volver a vernos.

Nunca más supe de ti.

Like what you read? Give diego duarte cereceda a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.