Cien días

Franklin D. Roosevelt tomó protesta como Presidente de Estados Unidos bajo el umbral de una crisis económica sin precedentes. Los bancos cerraban, los ciudadanos perdían los ahorros de toda la vida y las empresas se declaraban en bancarrota. Al menos el 25% de los trabajadores estadounidenses estaban en paro.

Fue él quien, en un intento por transmitir una capacidad de reacción y mostrar resultados, diseñó una estrategia política para generar confianza y optimismo. Lo anterior le permitió, en un sistema federal, que el Congreso aprobara quince leyes de suma importancia para la recuperación de Estados Unidos.

A partir de ese momento se volvió una tradición utilizar la medida de cien días para evaluar la eficacia presidencial, incluso en otro país a nivel municipal. Es un criterio artificial, sin embargo ha sido utilizado por los medios de comunicación, y por las mismas administraciones en los diferentes niveles de gobierno, para exponer sus logros cuando el aura de triunfo es todavía poderoso.

Las circunstancias que afrontó el Presidente Roosevelt fueron únicas, así como las que enfrentamos como gobierno municipal de Almoloya de Juárez. Creemos que cada día de los tres años que confiere la ley es igual de importante. Nosotros, como administración, no queremos que cien días sea un parámetro para medir nuestra eficacia, queremos que, incluso en los últimos días, la gente hable bien de nuestro trabajo.

Todo cambio implica una reorganización de los recursos humanos y materiales. En estos tres meses hemos reforzado nuestra filosofía de respetar el Estado de derecho, hemos establecido el mapa que nos permitirá entregarles resultados a lo largo de la administración, y nos hemos convencido de que podemos trabajar unidos para lograr mejores resultados.

A partir del pasado lunes iniciamos los cabildos ciudadanos, una modalidad extraordinaria en la que sesionaremos en asambleas abiertas en diferentes comunidades del municipio. El objetivo del Cabildo Ciudadano es acercar a la ciudadanía al mecanismo de toma de decisiones. Esto nos permite transparentar nuestro actuar como servidores públicos ante un mayor número de ciudadanos.

Asimismo, mediante las audiencias públicas, el pasado lunes dio inicio el programa Creciendo Fuerte. El mecanismo de audiencia pública, que será todos los lunes terminando el Cabildo Ciudadano, permite a las autoridades auxiliares, sin excluir a ningún ciudadano, presentar sus propuestas para mejoramiento de obra pública, y presentar sus demandas prioritarias respecto a los servicios públicos.

Nuestro compromiso es trabajar en conjunto. Por eso es que, mientras nosotros nos comprometemos a entregar el material necesario, la ciudadanía se ha comprometido a proporcionar la mano de obra. Todos estos avances ustedes los pueden consultar en nuestro sitio web, y los invito a seguir nuestras redes sociales para ubicar los próximos cabildos ciudadanos y las próximas audiencias públicas. Todas sus demandas serán escuchadas, y en la medida de nuestras posibilidades serán atendidas. Juntos lograremos resultados por más de cien días, juntos crecemos fuerte.

Like what you read? Give Adolfo Solís a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.