Joven busca regalarle “la luna” a su novia

El 14 de febrero es un día perfecto para amar y dar detalles. Unos se van por lo material y otras por lo sentimental. Sin embargo, algunas personas aprovechan la emotividad del día para ser ingeniosos y convertir algo que en la vida real sería imposible, en algo tangible.

Kevin Fernández, alias “el Kevin”, tiene 20 años y es padre de dos niños. Conoció a “la Jeny” el 30 de enero durante la fiesta de un amigo celebrada en las trajineras de Cuemanco, y después de unas cuantas copas, supo que quería que ella lo acompañara durante el resto de su vida. No obstante, eso nunca llegó a pasar…

Consciente de la cercanía del 14 de febrero, y luego de que su madre le preguntara en tono de burla si estaría dispuesto a bajarle la luna, “el Kevin” decidió tomar una vieja idea que había planeado para su ex novia Britanny, quien lo abandonó por su mejor amigo “el Donovan”, y hacer realidad las palabras de su mamá.

“Sé que físicamente es imposible. Luego de inhalar de mi mona de guayaba, intenté alcanzar la luna, pero me caí del techo. Entonces decidí arreglarlo de otra forma: compré una bola de unicel de 30 centímetros de diámetro, la pinté de gris oscuro y me propuse entregarle la luna. Después de oler la pintura plateada, agarré un pincel y empecé a hacerle los hoyitos esos que tiene… cráteres, creo que se llaman. Me cobraron 40 pesos en la papelería y los pagué. Luego, uno de mis ‘panitas’ me dijo que costaban cinco. Me transearon re gacho”.

El amor suele ser ingrato y para cuando se disponía a visitar al amor de su vida en la fecha del “amor y la amistad”, descubrió que ella había cambiado su estatus de MySpace a “en una relación con “el Brandon”.

En un día en el que todos regalan lo mismo, el “Kevin” pensó en algo diferente y lo batearon, pero nos dio una idea a los que no queremos dar lo común en un fecha tan cliché como el decimocuarto día de febrero.