La grieta y el pensamiento único

“proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo” Voltaire

En una caminata matinal, me encontré con alguien que conozco hace muchos años y con el cual siempre da gusto charlar. Es una persona honesta, comprometida y, considero, sincera.

Entre muchas otras cosas que contuvo nuestra charla, me cuenta una mala experiencia del día anterior. En una conversación que tuvo con alguien que se reconoce opositor del actual gobierno y seguidor del anterior, el tema con el que se cierra la charla entre ambos es la triste función de los medios en la formación de opinión y el uso que hacen los gobiernos de los medios masivos. Todo se desarrollaba normalmente hasta que mi conocido le aclara que el pensamiento único no solo lo promueve Clarín o Nación, tal como lo hicieron con la dictadura y Menem, también los medios del estado y los aliados al anterior gobierno promovieron el pensamiento único. Un silencio de radio de unos segundos de su oyente le hicieron comprender que ese ultimo comentario no le gusto, mi conocido se despidió amablemente y al darse vuelta y alejarse, oyó un adjetivo salido de boca de la otra persona, que, aunque como susurro, pudo escuchar. La palabra que despidió a mi conocido fue “Tololo”, palabra que en el lunfardo se utiliza como sinónimo de tonto, boludo, etc. Estuvo a punto de darse vuelta y devolver la agresión, pero entendió que no valía la pena y se retiró en silencio.

Traté de aliviar su pena con una visión propia que sostiene que en nuestro país las diferencias políticas se resuelven en términos futbolísticos como en un Boca vs River, Racing vs Independiente o Brasil vs Argentina, con mas pasión que razón; creo que no lo logré.

Este rebrote del pensamiento único como doctrina persigue a la sociedad y la divide. Por el solo hecho de pensar distinto pasas a ser un enemigo, cipayo, vende patria, golpista, anti progreso, o un Tololo. Es tan preocupante el pensamiento único que impulsa la prensa capitalista como el que viene de políticos que gobernaron en distintas épocas de la Argentina. Los problemas del país no se resuelven enfrentando a la sociedad entre si, y eso debemos entenderlo o seguiremos penando en el futuro. Hay una sola forma de superar las crisis y es unidos, despojados de egoísmos, aceptando las distintas formas de pensar, y sobre todo, juntando lo que nos une que es mas que lo que nos divide. Acaso, independientemente del color político o nivel socio económico, no buscamos vivir mejor?, que halla justicia social?, que nuestros hijos y nietos tengan una mejor vida que la nuestra?, que no halla corrupción política?

El debate es una forma de intercambio positiva, siempre y cuando ambas partes se despojen de fanatismos y preconceptos. Las grandes sociedades se construyen alrededor del debate y no del pensamiento único, algo que nuestros partidos aún no entendieron y contaminan con su doctrina a la futbolera y desprevenida sociedad.