¿Subes?

-Sube conmigo a casa.

-No sé…apenas nos conocemos.

-Cuánto menos nos conozcamos mejor.

-Convénceme.

-Subir a mi casa va a ser la mejor decisión de tu vida.

-Ah si? Cuéntame cómo va a ser.

-Primero, vamos a entrar en el portal y voy a apretar el botón del ascensor durante unos 40 segundos, hasta que me acuerde de que no funciona y exclame “¡joder, soy gilipollas, no funciona!”. Tu te reirás de esa manera tan característica tuya que no conozco.

Entonces subiremos por las escaleras. Es posible que te deje ir delante, no porque me guste tu culo, sino porque no me gusta el mío.

Al llegar a casa voy a intentar meter la llave en la cerradura varias veces,todas sin éxito, ya que voy bastante borracho. Tu te reirás mientras cojo las llaves con las dos manos, creyendo que eso me dará más estabilidad, cuando en realidad sólo aumentará el temblor. Al final te daré las llaves a ti y abrirás.

Entraremos y te diré que es la primera vez que veo una cucaracha en esta casa, que se debe haber colado. Tu irás al baño mientras yo escondo toda mi habitación debajo de la cama y la rocío con axe. No esperaba ligar esta noche.

Cuando salgas del baño te preguntaré “¿va todo bien?” y te acompañaré a la habitación. Tu empezarás a arrepentirte de haber accedido a subir, pero disimularás porque eres educada y no tenemos confianza.

Acto seguido te tumbaré en la cama y empezaré a desnudarte con la maña de un paralítico manco. Cuando estemos desnudos pasarás unos 20 minutos intentando provocarme una erección que no va a llegar porque estaré muy nervioso. Una erección que sólo conseguiré yéndome al baño y mirando un video guarro que grabé con mi ex, antes de que me dejara por mi mejor amigo, mi padre.

-Tu ex te dejó por tu…

-Calla, te estoy explicando una cosa.

Como decía, voy a conseguir empalmarme. Después de eso me presentaré en la habitación con los ojos llorosos porque aún me duele la ruptura. Buscaré un condón en el cajón y me lo pondré, primero del revés y luego ya bien.

Tú ya estarás dormida, pero te despertaré y te abrirás de piernas, pues eso has venido a hacer. Luego empezaré a hacértelo, te la meteré muy suave y tu empezarás a pensar que quizás todo haya valido la pena, pero ese pensamiento durará unos 30 segundos, lo mismo que tardaré yo en empezar a follarte como un enfermo al que le quedan 2 minutos de vida. Cuando empiece a cansarme de estar en la misma postura te diré que te muevas y te la meteré un poco por el culo. Tu me dirás no es por ahí, y yo diré “ah, perdón, me he equivocado” pero será la única cosa que me habrá salido tal y como quería en toda la noche.

El polvo durará unos 5 minutos más hasta que te pida si puedo correrme en diferentes partes de tu cuerpo, peticiones a las que tú te negarás. Al final me voy a correr dentro, y va a ser una putada porque los condones que tengo están caducados y yo tengo el sida. Pero eso, obviamente, no te lo voy a decir.

Luego te diré que si quieres te puedes quedar a dormir, con la esperanza de que te vayas a dormir a casa de tu puta madre. Tu me dirás que, no, que gracias, pero que no, y te irás por donde has venido, pero ahora con sida, y gonorrea seguramente.

Dentro de unas semanas empezarás a notarte rara, e irás al médico, que te dará la terrible noticia que yo no fui capaz de darte.

Tú me llamarás, pero el número que te he dado no es mío, es de mi padre. Empezarás a gritarle que es un hijo de puta y que le has pegado el sida, con la suerte de que irá en el coche, con el manos libres mientras mi ex está al lado.

Mi ex dejará a mi padre y volverá conmigo, y yo le diré que me da igual que tenga el sida, que yo la quiero y que estoy dispuesto a arriesgarme a contraerlo por ella.

Nos mudaremos a otra ciudad y viviremos felices hasta que muramos por esta terrible enfermedad, una muerte que se podría haber evitado con un poco más de concienciación y responsabilidad de esta puta sociedad decadente.

Pero bueno, tampoco te quiero aburrir. ¿Subes o no?

-La verdad es que mañana tengo que madrugar…mejor que me vaya.

-Pues sí, quizás mejor, porque tengo el sida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.