Leonardo Chacón: "La Momia" hizo rugir al Coco

El triatleta guanacasteco Leonardo Chacón, recibió en casa al Ironman 70.3, donde demostró que, además de ser uno de los máximos exponentes deportistas élites del país, también es uno de los más queridos por los costarricenses.

Chacón fue el primer costarricense en tomar la salida en Playas del Coco; fue el primero en escuchar esa campanada que hizo historia, el primero en ser abanicado con los aplausos de los espectadores, mientras corría velozmente sobre la arena para realizar la zambullida en el agua.

De gorrito naranja y su enterizo verde de La Fise, "la Momia" iniciaba su competencia por Costa Rica en la natación; fueron 1.9 kilómetros de distancia, a 200 pulsaciones por minuto por espectador en la playa, quienes vivieron brazada a brazada "con el Jesús en la boca" tratando de ubicar la posición en la que venía el nacional, debido a que a distancia en el mar todos son iguales...

Fueron 25 minutos, los que tardaron los triatletas de la categoría Profesional (Pro) en salir del agua, pero fue una buena espera... A 100 metros de la llegada de los competidores, el público se empezó a acercar más a la orilla de la playa, tratando de estar en "primera fila" para recibir al mejor nadador.

Ya faltaban solo 50 metros, solo se veía espuma y brazos, aún no se le podía poner nombre a ningún gorro naranja, pero cada vez estaban más cerca; ahora estaban a 25 metros y el pecho del primer triatleta se asomó después de pasar una ola, ¡era un pecho verde! Leonardo Chacón era, ¡ese mejor nadador! los aplausos y gritos llegaron de inmediato, el orgullo se aspiraba con todo y la sal del ambiente playero.

De inmediato, el costarricense salió del agua y miró hacia atrás, para ver cuántos y cuáles rivales tenía encima y así, ir montando la estrategia en la próxima disciplina, el ciclismo. Se dirigió a la transición, donde lo esperaba su "caballito de acero" para iniciar con 90 kilómetros de pedaleo, que le quitaría las fuerzas a más de uno. De ida parecía plano, pero en realidad tenía un leve ascenso, de venida la mayor parte era en bajada. La gente se tiró a las calles y con banderas ticas y muchos gritos, siguieron apoyando al tico.

En total, eran 2 vueltas las que debían dar y "Leo" se mantuvo siempre en las primeras tres posiciones, además, fue el primero en llegar a la segunda transición hacia el atletismo. Cada vez que "la Momia" pasaba por algún sector, era como si la Selección Nacional de Fútbol metiera un gol, la gente se ponía eufórica, los gritos y aplausos lo acompañaron, el apoyo era total.

Cambió la bici por las tenis y emprendió el recorrido de 21 kilómetros hacia la meta, siempre en compañía de dos de sus rivales. "La Momia" ya se había mojado y secado, tanto de agua como de sudor, pero seguía tratando de mantener un ritmo que le permitiera llegar victorioso, pero fue después de los 10 kilómetros corriendo que empezó el sufrimiento; "La Momia" empezó a perder los "vendajes", la fuerza fue mermando, el cansancio fue pasando la factura al cuerpo de este poderoso triatleta, el ritmo empezó a caer, pero faltaba cada vez menos para el final...

"La Momia" ya no corría con las piernas, corría a pura mente y los ticos guiaban sus pasos con cada palabra de aliento que le daban al verlo pasar, tres de sus rivales se fueron y el tico seguía tratando de mantenerse digno.

En la meta, todos lo esperaban, pero nadie sabía las condiciones en las que estaba corriendo, nadie sabía que sus últimos kilómetros eran una completa agonía, todos creían que iba a ganar, debido a sus primeros parciales en la natación y la bicicleta...

El estadounidense Kevin Collington ingresó a meta primer lugar, todos le aplaudieron y destacaron su labor, pero seguían esperando a "Leo"; minutos después ingresó el segundo, que tampoco era Chacón, fue el colombiano Carlos Quinchara , pero aún la gente lo seguía esperando....

Cuatro minutos después, apareció otro atleta corriendo en la alfombra Ironman, a lo lejos se veía alguien, pero era de un uniforme azul, el chileno Felipe Van De Wyngard, tan solo bastó una posición más para que el tico hiciera ingreso...

¡El uniforme verde por fin apareció!, "La Momia" venía corriendo, pero algo no estaba bien; venía rápido, pero tambaleando y en zig zag, parecía inconsciente, pero seguía corriendo, hasta que cruzó la meta y alguien lo atajó.

De momento, los espectadores se asustaron, pero al ver que esta "Momia" guanacasteca necesitaba más apoyo que nunca, empezaron a aplaudir y darle ánimos, como lo hicieron en la playa y en carretera.

Chacón no pudo salir de la meta caminando, salió en silla de ruedas, pero logró culminar el evento, aquellas 200 pulsaciones por minuto del inicio de la competencia, se pausaron en un pequeño micro infarto al verlo ingresar en esas condiciones, todos querían ser ese hombre que logró atajarlo antes de caer al suelo, todos querían rescatarlo, porque él siempre rescata a todos, siempre les da esperanza y ejemplo de lucha, es de las mejores representaciones que tiene el país, y no solo por sus resultados, sino, por su envidiable patriotismo, fácilmente podría ser el símbolo del tico más feliz del mundo, porque siente un enorme orgullo de haber nacido en este pedacito de tierra. Todos querían ser los médicos, curarlo y llevarlo en esa silla de ruedas para que estuviera mejor, pegarle los "vendajes" a esa "Momia" que por Costa Rica en el Ironman 70.3, ¡todo lo dio!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.