Transformación personal: El poder de la neutralidad

Los amantes: la dualidad que se consuma en una entidad

Aunque parezca complejo entender la naturaleza de las estructuras que rigen los procesos de la vida, existe siempre la posibilidad de generar aciertos de comprensión a través de la síntesis expresada en imágenes, ideas, símbolos, utopías.

La realidad tangible, el mundo material que puedes tocar, los eventos físicos que vives no son la realidad: la tangibilidad es una ilusión por medio de la cual puedes experimentar toda tu realidad interna.

Por supuesto, esto no es unidireccional; el movimiento contrario también se presenta para que este mecanismo tenga verdadero dinamismo, es decir, el campo invisible que contiene todas las experiencias individuales entretejidas nos vivirá de la misma manera en una especie de retroalimentación inversa.

Este campo inconsciente tiende a la unidad — inconsciente para nosotros, o sea, contiene codificaciones universales que a todos nos son familiares y eventualmente son los artistas que al conectarse a este campo a través de un ejercicio de individualidad, hacen emerger de él aquello que necesitamos hacer consciente en determinado tiempo.

¿Qué significa ser neutral?

Así como Buda luchó contra algunos demonios antes de conseguir la iluminación, antes de alcanzar el estado neutral parece necesario experimentar una especie de trampa: la tendencia del ego a tomar partido por una sola cara de la moneda, en otras palabras, polarización.

Me refiero con esto a que antes de ser neutral debemos entender el significado profundo de la dualidad y entender por qué y para qué se presenta.

Astrológicamente la dualidad nos refiere a la oposición entre dos caras de lo mismo y es en naturaleza un complemento armonioso de energías, siendo así que la neutralidad pasa a ser la fuerza que emerge como tercera entidad desde nuestra perspectiva actual, pero que es en el fondo el poder base que se despliega en dos opuestos complementarios para poder experimentarse a sí misma a través del movimiento: para mover algo necesito dos cosas haciendo lo opuesto una a la otra si no el movimiento sería imperceptible. ¿Cómo entender que el automóvil en el que vas se mueve hacia adelante sin que el contexto que retroceda?

La neutralidad es la cristalización de una comprensión sofisticada de la dualidad. El arcano VI del Tarot, Los Enamorados, bien lo ilustra y nos refiere a la imagen arquetípica de Adan y Eva:

Pero más allá de esta imagen arquetípica está la matriz zodiacal que contiene esta propiedad matemática de lo dual que es Dios o esa capacidad infinita de retroalimentación que crea campos experimentables — que nos viven y vivimos — producidos desde nuestra mente y manifestados en el proceso biológico de la respiración.

La clave está en pensar circularmente

Multiplicación y división son opuestos complementarios, pero si aplicamos la neutralidad podemos entender que son la misma cosa: al dividir, por ejemplo, produzco un mayor número de elementos que los originales, es decir, al mismo tiempo estoy multiplicando, o sea, creando divisiones de lo mismo.

Otro ejemplo sería entender cómo se forma la unidad. La unidad no se puede entender sin la dispersión, pues es parte fundamental del “juntar” la previa existencia de elementos separados. Unidad es dispersión y dispersión es unidad.

A este punto pareciera contradictorio, pero hay que tener en cuenta que el lenguaje nos condiciona a elegir una de las dos caras y a disociarnos de la otra, pues es un lenguaje de apropiación construido para funciones del ego: la identificación, la objetivización del mundo, la subjetividad hacia lo propio. Por esta razón desplegar el pensamiento en lenguajes sagrados como el astrológico o el musical nos hace conciliar cualquier opuesto y experimentar de manera completa cualquier experiencia.

Alinearnos con el Universo pasa a ser entonces una tarea de neutralidad, del no-partido por algo, de la no-violencia y de la no-acción que no es inacción, sino la capacidad de advertir ante qué situación polarizante se está y decidir no participar de ella, ¿cómo? generando acciones que nacen de nuestra conciencia neutral sobre el asunto y no a partir de una mera y lineal reacción complementaria que empaña nuestra vista sobre lo real y alimenta al ego a luchar y a pugnar por una posición ilusoria e incompleta.

Necesitamos ser neutrales en un mundo con ausencia de introspección.

Para más, sígueme en Astrodex