Camino a los Oscars 2016: Spotlight

Entre las candidatas a Mejor Película uno de los nombres que suena con más fuerza es el de la cinta escrita y dirigida Tom McCarthy y protagonizada por un elenco de estrellas como Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, John Slattery, Liev Schrieber y varios más. Nos cuenta la historia real sobre el equipo de investigación “Spotlight” del periódico Boston Globe que en el año 2001 descubrió toda la conspiración efectuada por la Iglesia Católica para encubrir los casos de abusos a menores por parte de curas. Casos que se contaban por cientos y que databan de más de 40 años.

La propuesta de entrada es tan interesante como heavy pero por suerte la película hace un trabajo maravilloso en contarnos todo el complejo caso de una forma clara, dinámica y entretenida. Seguramente empiecen a verla pensando “Uh acá me voy a pegar alto embole” y en cuanto se den cuenta les van a haber pasado las 2 horas de película.

Como dijimos la temática es muy grave, sin embargo toda la trama gira en torno al proceso de investigación y está retratado con la misma profesionalidad que tuvieron los periodistas. No hay golpes bajos ni adornos, no hay juegos de luces ni música lenta ni momentos de llanto y desesperación. No se trata tampoco de las relaciones humanas de los protagonistas. Una de las mayores virtudes de la película es ser lo bastante inteligente como para saber qué ángulo de la historia es el más conveniente de mostrar. McCarthy supo muy bien que no hacía falta mostrar todo eso, con simplemente mostrarnos lo que los personajes van descubriendo (e irlo descubriendo nosotros junto a ellos) era más que suficiente para que nuestro cerebro rellenara todos los vacíos y nos agarre un nudo en el estómago.

El mayor fuerte de la película es claramente su guión (no por nada es la favorita a ganar el premio a Mejor Guión Original) pero todo el resto de los apartados está también a un nivel impecable. Las actuaciones son las esperamos al leer todos esos nombres, quizás la trama no les de demasiado espacio para brillar a ninguno salvo a Mark Ruffalo en un par de escenas pero se nota el compromiso y el gran trabajo de caracterización que hubo detrás. Destaco también el trabajo en edición, montar una historia tan compleja en poco tiempo, que se entienda tan bien y que haga entretenido de ver un tema tan delicado es un gran mérito.

Como golpe final la película cierra mostrándonos un listado de todas las ciudades del mundo que han registrado (sólo las que los registraron) de abusos de menores en la Iglesia. Por si faltaban motivos para abandonar la sala del cine con la piel de gallina.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated German D. Leal’s story.