Los consumidores demandan experiencias digitales más inteligentes y más humanas

#Marketing #Consumidores #Experiencias

Microsoft Advertising ha publicado la segunda edición de su popular estudio sobre “Tendencias Digitales” que establece las pautas que rigen la relación entre consumidores y tecnología.

La investigación, elaborada en colaboración con The Future Laboratory, ha contado con 13.200 participantes de mercados muy diversos para obtener una perspectiva global de las tendencias que son ahora determinantes en el ámbito digital. Por primera vez, España ha entrado a formar parte de este estudio, basado en entrevistas a personas de entre 16 y 54 años también de Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Rusia, Suecia, Emiratos Árabes, Reino Unido y Estados Unidos.

Dos años después de la elaboración del primer “Tendencias Digitales”, la conclusión principal es evidente: el consumidor cada vez sabe más sobre las posibilidades que la tecnología le ofrece para mejorar su vida. Así, en 2015 demanda mejores experiencias digitales, más inteligentes y con un toque más humano.

Las 8 tendencias que resumen sus expectativas expresan una historia de la relación cambiante que existe entre dispositivos, plataformas, aplicaciones y marcas, y que es una constante en todos los mercados del mundo.

1. Valórame

El consumidor es consciente del valor de sus datos y exige una contrapartida para cederlos. Si en 2013 había un 30% de consumidores dispuestos a “vendérselos” a las marcas a cambio de algún beneficio, la tendencia persiste y en 2015 ya son el 32%, un 45% en el caso de España, donde esta tendencia está más arraigada que en la mayoría de países.

2. Inteligentemente ON

Otra tendencia que se afianza: la necesidad de que las marcas sepan cuándo y cómo deben conectar con el consumidor. Los consumidores, abrumados por el exceso de información que recogen de sus múltiples dispositivos, solo reciben de buen grado el contenido relevante. Así, un 64% de los encuestados está interesado en una futura tecnología que permitirá filtrar automática e inteligentemente el contenido para ofrecérselo en el momento apropiado. Además, a un 39% le agrada que se analicen sus datos para optimizar los servicios que reciben, haciéndolos más personalizados.

3. Redefiniendo lo real

La tecnología está empezando a ofrecer experiencias más completas, atractivas y sensoriales. Los consumidores de hoy perciben muchas de esas experiencias online como parte de su propia vida, desdibujándose la frontera entre “vida digital” y “vida real”. De hecho, la mitad de ellos están mucho más dispuestos a interactuar con experiencias digitales que parezcan reales y que no constituyan una barrera con respecto a su realidad física.

4. El derecho a mi identidad

El consumidor de hoy ha pasado de la obsesión por la privacidad a querer controlar cómo se refleja su propio yo. Conscientes de que existe una huella digital inevitable, quieren ser ellos quienes lideren su identidad digital. El 57% quiere tener el poder de controlar cuánta de la información que comparten permanece online y entienden que liderar esa identidad no significa solo borrar, sino también construir: las actualizaciones en redes sociales, los planes de viaje o los kilómetros recorridos al hacer running son algunos de esos elementos que ayudan a dar forma a la “persona digital”. Las marcas tienen ahora una oportunidad única para ayudar al consumidor a crear una identidad digital de la que pueda sentirse orgulloso, por ejemplo, ofreciéndole experiencias exclusivas y aspiracionales.

5. La analítica de la vida

La llegada del Internet de las Cosas significa datos. Las personas quieren datos, no solo sobre sí mismos, también sobre todo lo que les rodea. Más de la mitad de los internautas utilizan ya o muestran interés por aquellos dispositivos y servicios que se encargan de medir algún tipo de actividad o su rendimiento. Y, sin embargo, solo un tercio de éstos sacan auténtico provecho a esos datos. Ahí radica la clave de la nueva era: el consumidor de 2015 ya no se conforma con datos y, al igual que hacen las marcas con el Big Data, está buscando la forma de sacarles provecho para mejorar su vida.

6. Mi yo creativo

Gracias al creciente número de servicios digitales, los consumidores están diseñando y modelando productos en base a sus necesidades e intereses. El 56% de los encuestados son mucho más favorables a comprar a aquellas empresas que les permitan participar en sus productos o servicios. Es el caso por ejemplo de Mojang para Minecraft, que permite a los jugadores de este videojuego crear sus propios mundos donde desarrollar la partida.

7. La nueva era del descubrimiento

Los consumidores buscan recomendaciones, pero no solo sobre las cosas que les gustan y las actividades que desarrollan. Quieren experiencias que se salgan de su forma de control y esperan que las marcas participen de este descubrimiento. De hecho, el 48% de los consumidores esperan que las marcas les ayuden a descubrir nuevos productos o servicios que se ajusten a sus necesidades.

8. Redes de ahora

Los consumidores buscan redes más flexibles y temporales que les permitan conectar con los variados intereses que van teniendo en las diferentes etapas de su vida. En este sentido, más de la mitad de los consumidores, un 55%, dice que prefiere interactuar con una marca que utiliza servicios digitales más especializados, más nicho. Se trata de una oportunidad magnífica para conectar con esos consumidores utilizando su mismo lenguaje y en un momento apropiado.

Como explica Raúl de la Cruz, director de Microsoft Advertising: “Estas 8 tendencias constituyen un nuevo marco para poder desarrollar acciones de éxito en el marco del marketing digital. La rápida evolución de este entorno nos exige una observación minuciosa y continua de cómo son y cómo se comportan los consumidores online, para encontrar las mejores fórmulas para llegar hasta ellos, de una forma relevante y aportando un valor añadido.”.

Digital Trends es un estudio que elabora Microsoft Advertising. Se lanzó por primera vez en 2013, con el objetivo de proporcionar a las marcas una perspectiva clara sobre las tendencias que rigen el comportamiento de los consumidores en el entorno online, detectando nuevas oportunidades.

Fuente: puromarketing
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.