Negocios y neuromarketing ¿cómo podemos integrar los resultados en nuestras estrategias?

#Marketing #Neuromarketing #Estrategias

En muchas ocasiones nos encontramos con términos dentro del sector que llegamos a comprender pero no sabemos cómo aplicarlos de la forma más efectiva. Un claro ejemplo es el neuromarketing.

A la hora de iniciar una estrategia de neuromarketing lo primero que debemos hacer es determinar con qué emoción queremos llegar a nuestros clientes. Lo primero que se necesita no es conocer al cliente sino conocerse a uno mismo como empresa o marca y ver hacia donde queremos llegar.

Es vital conocer la industria en la que nos movemos ya que por ejemplo, en el caso de la aviación, los clientes en muchas ocasiones se sienten “perdidos”, por lo que debemos determinar todos los puntos de nuestro trabajo para encontrar aquellos en los que puedan surgir mayores dudas.

“Queremos que el cliente, después de utilizar nuestra marca, la sienta familiar”, ha señalado que su objetivo es establecer una relación con el cliente como la de un padre con un hijo. Por esta razón la emoción escogida ha sido la familiaridad.

Para lograr esto es vital escuchar a sus clientes y, por ejemplo, utilizar técnicas como mantener un equipo estable en el departamento de ventas o personalizar las tarjetas con fotografías para que los consumidores perciban a través de todos sus sentidos esa familiaridad. “Hay que dar un valor de comodidad al cliente”.

Ante esto Iglesias ha presentado la nueva app de Binter Airlines que proporciona todas estas sensaciones y ventajas a los clientes porque la tecnología es necesaria para poder integrar todas estas innovaciones con las que queremos llegar a los clientes.

Estas son algunas de las claves ofrecidas mediante este caso práctico y que pueden servirle como punto de partida para que pueda realizar sus propias estrategias para que sus clientes y consumidores asocien su marcan con una serie de emociones o sentimientos ya que lo primordial es escuchar para llegar a insights.

Fuente: marketingdirecto
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.