¿Pueden mejorar la democracia las tecnologías sociales?

La tecnología y las redes sociales están presentes en nuestras vidas en todo momento. Esto incluye la forma en la que nos informamos, interactuamos con nuestro entorno y cómo tomamos decisiones. Esto último repercute directamente en nuestras democracias. ¿Por quién vamos a votar? ¿Qué pensamos del presidente? Quienes tienen acceso a la web seguramente basarán sus respuestas en lo que ve en las cuentas en redes sociales de los políticos, lo que otros usuarios dicen de ellos y lo que los medios dicen de ellos. Todo en la esfera digital.

Las redes sociales tienen un impacto en la democracia. Que sea positivo o negativo depende del uso que los usuario le den a las plataformas. Yo sostengo que las nuevas tecnologías nos permiten mejorar la democracia.

Un claro ejemplo ocurrió a lo largo del 2015 en un pequeño país con un problema enorme de corrupción: Guatemala. A principios de ese año CICIG y el Ministerio Público dieron a conocer un caso de corrupción que llegaba hasta las altas esferas del gobierno central, involucrando directamente al Presidente Otto Pérez Molina y a la Vice Presidenta Roxana Baldetti. Solo se necesitó de una convocatoria en Facebook para iniciar una serie de protestas ciudadanas que decían #RenunciaYa todos los sábados a las 3 de la tarde en la Plaza de la Constitución.

Tras meses de protestas y presión ciudadana, ambos mandatarios renunciaron y hoy enfrentan juicio por corrupción, asociación ilícita, entre otras cosas.

Pero ese no fue el único triunfo de las redes y la movilización. Ese año también se realizaron elecciones generales y el inminente ganador era Manuel Baldizón, polémico empresario que encabezaba al Partido Líder y sus propuestas populistas. Se veía como una amenaza para la democracia del país y fue entonces cuando se empezó a utilizar en redes la frase “No te toca” como respuesta a la campaña de dicho Partido, la cual afirmaba que a Baldizón “Le tocaba” (la presidencia).

Sorpresivamente, el candidato empezó a perder intención de voto y finalmente perdió las elecciones. Hoy el Presidente es Jimmy Morales, un candidato que ni siquiera figuraba en las encuestas a principios de año; toda una sorpresa.

Las tecnologías ayudan a fortalecer la democracia. Lo hicieron en Guatemala aunque todavía queda mucho camino por recorrer para llegar a llamarnos una democracia sólida. Sin embargo, esas mismas tecnologías nos pueden seguir acompañando en el camino.