Comunicarse con el otro

Hoy a la mañana me levanté, me preparé el desayuno y me pusé a ver el final de la película de Jackie Kennedy, interpretada por la grandiosa Natalie Portman. Mas allá de las afinidades políticas que una pueda tener, no hay que dejar de lado el talento de ella para interpretar papeles tan intensos como el de una mujer a la que le asesinaron el marido. Porque para mi, la película se trato de eso.

Iguales: hasta en la forma de hablar

Podemos discutir horas sobre la presidencia de Kennedy, el partido demócrata, la guerra fría, Cuba, los gastos de la primera dama en ropa, en redecorar la casa blanca, etc. etc. etc. Todos los argumentos son , por supuesto, validos. Pero antes que liberal y economista, soy persona y sobretodo mujer (que no busca derrotar al patriarcado, si no, que abraza sus cualidades de tal).

¿Saben el sufrimiento que debe ser perder dos hijos, luego a tu marido? Que además, es asesinado de un balazo en la cabeza adelante tuyo y que en tus brazos tenes que llevarlo al hospital?. Seguramente Jackie no fue una mujer perfecta, ¿quien lo es?. Pero como no tener misericordia y piedad por una mujer que a los 35 años, ya había transitado tres funerales y también le quedaban 2 hijos mas por criar. Por supuesto que si, podemos tenerle misericordia.

Otra de mis pasiones, conjuntamente de enseñar y la economía, son las biografías y las entrevistas. Pueden ser a grandes personajes famosos o a personas desconocidas que también son grandes personajes en su mundo. Leer biografías, mirar documentales, juntarme con personas que admiro a charlar, a descubrirlas, es uno de mis planes preferidos. Conversaciones La Nación creo que fue una de las mejores ideas del diario. Horas puedo pasar mirándolo.

Incluso me pasa cuando leo un articulo científico, no me puedo despegar de la imagen de la persona creando ese articulo. Si no la conozco, me pregunto como es, que siente, como será su vida y que me quiere decir en ese articulo. Es por eso que siempre necesito conocer un poco mas que los títulos académicos del autor. Pero si lo conozco, me lo imagino escribiendo, analizando; leo el articulo con las mejores de las intenciones, tratando de entender que es lo que me esta queriendo decir. Trato de meterme en su mundo y ver a través de sus ojos. Tal vez el estudio de la hermenéutica o mis tutorías con Gabriel Zanotti me enseñaron a ser así.

Sin embargo tengo que decir que la empatía y la sensibilidad interpersonal es una de mis principales características. Lloro hasta por cenicienta, dirían mis amigos. Yo no aprendí idiomas porque tengo facilidad, no, no, no, no la tengo. Yo aprendo idiomas para poder comunicarme con el otro, en sus propias palabras, en su propia cultura, en su propia estructura de pensamiento. Amo entender a la otra persona, meterme en su mundo, escucharla y tomar su mano.

Nadie puede negar la genialidad de Mises, ni sus maravillosos libros y artículos; horas podemos debatir sobre sus brillantes ideas. Pero es My years with Mises uno de mis libros preferidos: en el que una mujer cuenta, con una dulzura que solo una esposa puede, el mal humor que “por ciertas ocasiones” Mises tenia. Era un genio medio mal humorado. Pero no solo eso narró, también describió todas las dificultades que tuvieron que pasar juntos, verse a escondidas de la madre de el en el café del Graben; después huir de Viena, para ir Suiza a un departamento mas chico; perder miles de paginas de libros y artículos; el viaje horrible en un bus hasta Portugal para escapar del Nazismo en Europa y empezar desde cero, sin nada: sin el Prestigio que Mises tenia en Viena, sin dinero y todo eso a los 50 años. Con semejante historia, es casi imposible no disfrutar el doble (tal vez, el triple) la lectura de La Acción Humana. Un libro que cualquier buen economista debe leer, al menos, dos veces.

Aca se encontraban Margit y Mises

Necesito estar conectada con el otro. En cualquier ámbito de la vida. Conectarse con el otro, antes que juzgarlo. Escucharlo, ponernos en sus zapatos. Ese es mi propósito. Es por eso que me llevo tan bien con personas transparentes. Que se muestran como son, con lo perfecto y lo imperfecto. Esas personas son mis héroes.

No juzguéis para que no seáis juzgados. Ese es mi lema.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.