John Wayne

Una anécdota que me contó Dani un día mientras tomábamos café.

-¿Pero usted ha visto cómo ha pasado por el túnel?

- No, no lo he visto.

- ¡Por Dios! ¿No ha visto un túnel?

- Sí, hombre, el túnel sí… pero digo que no he visto si iba muy rápido o no.

- ¡Hombre! ¡Hay que pasar a cuarenta! ¡A cuarenta! Llevamos dándole avisos para que de el alto desde La Campana y usted se ha dado a la fuga.

- ¿Cómo? Yo no he visto ningún aviso.

- ¡Pues bien que hemos puesto la sirena en marcha! ¿No la escucha?

- Mire – en ese momento se quita el casco y revela los auriculares con los que andaba escuchando música mientras conducía -. Es evidente que no le he escuchado y que no me estaba dando a la fuga. Ustedes van de paisano… No les he visto. Y en ningún momento he ido más rápido de la velocidad indicada.

- ¿Pero cómo puede decir eso? Si no ha parado de adelantar coches metiéndose constantemente en el carril bus.

Pausa.

- Bueno, lo primero que le voy a pedir es que me deje de gritar.

No es la primera vez que Dani trata con la autoridad, ni tampoco la primera vez que la pone en duda. Así que tras una larga inspiración añade:

– Si yo le doy gas a la moto me cruzo quince travesías en 2 minutos y usted no me hubiera podido seguir, ¿me entiende?

Click.

- Bueno, bueno, bueno, si tenemos aquí a John Wayne! ¿Has oído Joan? ¡Es John Wayne!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.