Abraza a tu egresado favorito.

Eunice Aguirre

Justo hace un poco más del mes concluí mis estudios universitarios, egresé de la Lic. en Ciencias de la Educación, una carrera que enseña sobre la gestión y administración de contenidos, proyectos y presupuestos de una institución educativa, tengo que confesar que fue todo un viaje, aun más grande que aquellos que me han llevado a miles de kilómetros lejos del hogar, pero bueno, ya acabé y ¡NECESITO UN ABRAZO!

Como muchos otros de nosotros, vemos ahora la responsabilidad que nos carga la vida y que las generaciones anteriores no mejoraron las condiciones para que cuando llegáramos acá, no nos fuera tan difícil, cuando nuestros padres y madres querían estudiar no había casi oferta educativa, ellos lucharon por darnos: educación y acceso a la misma, sin embargo cuando ellos terminaron sus estudios había gran demanda de Profesionales en distintas áreas del conocimiento y ahora, pues hay poco que decir, el escenario actual es que en México, más de la mitad de los desempleados tiene entre 14 y 29 años de edad, siendo el grupo de entre 20 y 24 años (recién egresados) el más vulnerable, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE:2011).

Planteemos el siguiente punto, para obtener un trabajo te piden un aproximado de 2 años de experiencia en el área que solicitas si es de nivel profesional y nuestra generación creció pensando en que estudiar era nuestro principal objetivo (culpa de los baby boomers) por lo tanto no tenemos experiencia, fuera de que no podamos acceder a un trabajo con sueldo digno, ni de tiempo completo porque tenemos que liberar el Servicio Social para recibir nuestro titulo, no nos quedaría más que quedarnos con un sueldo de $1,500 a la quincena si bien nos va, contemplando que el precio del transporte público en Sinaloa es de $9.50 y que las becas para prestadores de Servicio Social fue suspendida, un joven estaría gastando $760 al mes en camiones para asistir el Servicio Social, más $190 de un camión adicional para ir al trabajo. Serían $950 en transporte y claro, $2050 para vivir, pagar renta, comida, agua, luz, vestimenta, etc. INDEPENDIZARSE, no lo creo.

Pero bueno, dolores de cabeza que solo uno entiende en estos momentos y que los millenials anteriores a nosotros han vivido, soy de la última generación de millenials, que egresa de la universidad en tiempo y forma, porque tuve las condiciones para hacerlo y conseguir un trabajo está siendo complicado.

Así que en efecto, abraza a tu egresado favorito, recuérdale que la disciplina es la mas grande herramienta que puede tener, que no se rinda, que no se vaya por lo seguro y que la vida lo va a recompensar pero que primero le dará unos buenos trancazos y sobre todo también recuérdale que si no quiere que sus hijos e hijas pasen por lo mismo, tiene que luchas por un mejor país y enseñarle a sus hijos e hijas sobre la importancia del trabajo.

#PolíticaParaCrecer

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.